LAS PRIMAS. EL DOPAJE DEL FÚTBOL

Uno de los problemas más graves del deporte profesional y de élite es la falta de limpieza. No hablo de las campañas periodísticas que se montan contra los errores arbitrales cuando no gana el que ellos quieren. Hablo de no competir con principios, nobleza y honradez.

Desde hace demasiado tiempo, el cáncer del ciclismo es el dopaje. Año tras año conocemos nuevos casos de ÍDOLOS descubiertos haciendo trampas para conseguir sus hazañas. Creo que es inhumana la competitividad de las grandes vueltas y la necesidad de mantener un nivel para conseguir PATROCINADOR que permita formar equipo ha ido poco a poco pudriendo la competencia.

fraude deportivo

fraude deportivo

No es el único deporte afectado por la química. El antiguo plusmarquista de velocidad, Ben Johnson, abrió la veda en el atletismo a finales de los años 80. El deporte americano es un búnker hermético con lo que es difícil saber algo de las sobredimensionadas musculaturas de sus deportistas.

En el fútbol, el tema del dopaje, a día de hoy es algo anecdótico pero eso no significa que sea un deporte limpio. El equivalente al dopaje ciclista son las primas y los amaños.

Hay que diferenciar entre la PRIMA POR GANAR y COBRAR POR DEJARSE PERDER. En mi opinión, la primera es INMORAL mientras que la segunda es ILEGAL. Cobrar por ganar, es decir, estimular a un equipo a COMPETIR cuando no se juega nada no debería ser legal (en la actualidad cualquier prima a un tercero no es lícito). Ahora, no lo veo ÉTICO.

Vamos a ver, no es de recibo para un socio levantinista (por poner un ejemplo de sospecha de prima a tercero), que su equipo consiguiera derrotar al Atlético de Madrid jugándose éste la Liga cuando durante las 36 jornadas anteriores fuera incapaz de ganar los partidos necesarios para salvar la categoría. Como digo, no lo veo decente aunque salió a GANAR que es lo que debe hacer cualquier equipo profesional en una competición.

Apuestas deportivas

Apuestas deportivas

La Real contra el Madrid, el Betis contra el Getafe o el Granada contra el Barça son otros equipos SOSPECHOSOS de cobrar por ganar. Como digo, en mi opinión, INMORAL pero LEGAL.

Otra cosa muy diferente, es COBRAR POR NO GANAR. Ahí ya estamos hablando de adulterar la sana competencia. No ayudan, en nada, las casas de apuestas. Apostar a la derrota propia es una ganancia segura.

Hace unas semanas, apareció en EL MUNDO, una entrevista con un joven corredor de apuestas en la que hablaba de la cantidad de amaños que se producen en el fútbol español. Sobre todo en ese fútbol fuera de foco, Segunda B y Tercera.

El tipo hablaba de cómo se ponían de acuerdo los propios futbolistas para amarrar resultados y apostar. Se llegaba incluso a pactar cosas tan, aparentemente, inocuas como faltas o córners.

Un corredor de apuestas: “Se amañan hasta los córners”

De no tomar medidas y establecerse como práctica “aceptada” corremos el riesgo de VIVIR UNA MENTIRA. ¿Qué sentido tendría ir a un estadio a ver a dos equipos que no compiten? ¿Qué mérito tendrían las estrellas si los rivales les permiten sus hazañas?

Quiero ser optimista (aunque quede por incrédulo) y creer que todo lo que me apasiona es verdad. No enterarme dentro de unos años de que los campeones de Europa, de Liga, de Copa o de un Mundial no son los que aplaudimos hoy.

Amaños de partidos de fútbol en Tercera desde Asia

Deja un comentario