LAS ISLAS AFORTUNADAS. 91/92 Y 92/93

Desde la última Liga del Athletic de Clemente el campeonato no había vuelto a ser muy emocionante. En el 85, el Barça de Venables se impuso con puño de hierro. Comenzó el campeonato ganando 0-3 en el Bernabéu y nunca abandonó el liderato hasta proclamarse campeón varias jornadas antes. Al año siguiente llegaría la Quinta del Buitre con sus cinco Ligas consecutivas. Con el cambio de década, Cruyff cambió el paso histórico del campeonato. En el 91 fue campeón a lo grande, pero en las dos temporadas siguientes demostró que algo había cambiado en el gen derrotista azulgrana.

91/92: Después de haber ganado brillantemente la Liga 90/91, el FC Barcelona comenzó la 91/92 de manera un tanto irregular. No terminaba de alcanzar la velocidad de crucero del año anterior mientras el Madrid, de la mano de Radomir Antic, batía récords. En el año olímpico, y volviendo a la Copa de Europa después del descalabro frente al Steaua, muchos presagiaban un petardazo de los suyos.

dertycia y nando

dertycia y nando

Pero poco a poco, el equipo de Cruyff, fue tomando el pulso al campeonato. Su juego volvía a brillar hasta meterle el miedo en el cuerpo a su eterno enemigo. Al punto que Ramón Mendoza prescindió de Antic, pese a sus buenos números, por Leo Beenhaker como contra punto a la escuela holandesa impuesta por Johan en Can Barça.

La segunda vuelta se convirtió en una carrera contra el “gol average”. Después del doble empate a uno entre ellos, había que controlar la diferencia de goles general de cara a un posible empate a puntos. Ambos ganaban sus partidos por goleadas (el Madrid le hizo 7-0 al Español y el Barça 7-1 al Albacete en la misma jornada).

Pero tras proclamarse campeón de Europa el 20 de mayo en Wembley, el Barça de Cruyff saldó su famosa urgencia histórica y templó sus nervios. Con paso firme llegó a la última jornada con solo un punto de desventaja con el Madrid. Le había recortado hasta 5 puntos en los últimos 4 meses.

Los de Beenhaker visitaban Tenerife. Allí, Jorge Valdano había hecho un milagro con el equipo chicharrero, le había salvado del descenso en la penúltima jornada liguera. Al Madrid se le presumía un partido plácido para lograr el título. En Barcelona, el Athletic se encontraba en la misma situación, salvación y relax. De manera que en el Camp Nou se preparaba la celebración de la primera “orejona”.

La realidad fue bien distinta. Con 0-2 antes del descanso, el Madrid entró en una situación de desconexión mientras en Barcelona, Stoichkov liquidaba a los vascos. Justo antes del descanso Quique Estebaranz consiguió el 1-2. Y tras la reanudación, primero Rocha y luego Pier, con la inestimable ayuda de Sanchís y Buyo, le daban la victoria al Tenerife y la Liga al FC Barcelona.

92/93: El reto del GRAN Johan al frente del FC Barcelona, una vez había conseguido la ansiada Copa de Europa, era encadenar una tercera Liga consecutiva, algo inédito en el palmarés del club azulgrana. La temporada comenzó de manera inmejorable. El primer clásico de la temporada se daba en la primera jornada. Victoria por 2-1 en el Camp Nou.

Posteriormente vendría un 1-4 en el Calderón con exhibición de Laudrup, Guardiola y Hristo Stoichkov como ejecutor.

Luis Enrique Real Madrid

Luis Enrique Real Madrid

Pero nueve meses de competición son muy largos y tras la prematura eliminación en la Copa de Europa la trayectoria del equipo comenzó a ser más irregular. A lo largo de todo el año hubo cierta alternancia en el liderato. El Deportivo de La Coruña comenzaba a mostrar sus cartas, durante 9 semanas se mantuvo líder, luego el Barça, de nuevo el Depor y otra vez los catalanes. El Madrid alcanzó el primer puesto por primera vez en la temporada en la jornada 35 y logró llegar líder a la última jornada.

Justo el miércoles previo, los blancos eliminaron en las semifinales de Copa al Barça en el Camp Nou. Un gol de Zamorano fue suficiente para superar el asedió al que fue sometido el Real Madrid. El domingo volvía a visitar al CD Tenerife de Jorge Valdano, mientras el Barça recibía a la Real Sociedad.

Esta vez los insulares necesitaban la victoria para alcanzar por primera vez plaza europea. En cambio, los donostiarras no se jugaban nada. En Tenerife los de Valdano se adelantaron con un gol de Chano. Stoichkov en los primeros minutos daba la tranquilidad necesaria para la tensa espera de las noticias desde las islas. Dertycia sentenciaba al Real Madrid que volvía a perder la otra Liga en Tenerife justo un año después.

Deja un comentario