LA RELATIVIDAD DEL ÉXITO UNIDO AL RESULTADO

Partamos de la base que en el fútbol, como bien decía Luís, lo único que vale es ganar, ganar y ganar. Todo el mundo juega a ganar. Pero condicionar el éxito o el fracaso, exclusivamente, a un resultado favorable o adverso solo generará frustración. El éxito no se mide por lo lejos que llegaste sino por como llegaste hasta allí.
Cualquier equipo GRANDE gana de media más de cincuenta partidos de todos los que juega al año, aproximadamente unos sesenta. Lo que arroja un número de derrotas ínfimo, pero aún así, las competiciones solo las puede ganar uno. Tomemos como ejemplo a los equipos madrileños.

Giovanni De Biasi

Giovanni De Biasi

Real Madrid y Atlético han estado compitiendo todo el año codo con codo para llegar al último partido del año jugándose TODA LA TEMPORADA. De todas las victorias conseguidas por merengues y colchoneros a lo largo de los nueve meses previos, el ÉXITO solo sería para uno mientras que el otro se iría a casa frustrado.
Pero, miremos más allá del resultado final de un partido. Mientras escribo este artículo, la selección nacional de Albania está debutando en una competición internacional de TANTO PRESTIGIO como es la Eurocopa.
Por encima de ganar o perder, su ÉXITO está en cómo ha llegado. Hasta hace apenas cinco años, Albania no pasaba de cenicienta de grupo de clasificación. En 2011, el entrenador italiano Paolo Di Biasi fue contratado. En ese tiempo se dedicó a hacer un trabajo psicológico con unos jugadores acostumbrados a salir goleados. En otros casos las jóvenes promesas optaban por nacionalizarse en otros países para tener opciones de jugar algo importante.

Selección de Albania

Selección de Albania

Para Albania, para sus jugadores y para Paolo Di Biasi, el ÉXITO no es ganar la Eurocopa, sino todo el trabajo que les ha permitido jugarla. Un trabajo minucioso, a medio o largo plazo, sin precipitar ningún resultado, superando derrotas importantes. Entiendo que esto, como el título de Premier por parte del Leicester de Claudio Ranieri, es el lado más romántico de este deporte cada vez más pragmático.
Valiendo todas las maneras de ganar, hay unas victorias que suponen un ÉXITO y otras que no pasan de TRÁMITE. Qué Albania juegue una fase final de una competición importante es un ÉXITO del fútbol aunque no gane ningún partido de los que juegue.

Gianni De Biasi: “Albania me ha devuelto a la niñez”

Deja un comentario