La Eurocopa de 2008 se considera el momento en que el fútbol español comenzó su dominio. Aquella selección de Luís Aragonés que asombró a Europa fue el punto de partida de una época, posiblemente, irrepetible y que aún hoy perdura. El dominio de los clubes españoles en las competiciones internacionales es incontestable.

CR7

Cristiano Ronaldo

Desde la temporada 2008/2009 hasta esta última 2015/2016 se han conseguido cinco Copas de Europa (3 FC Barcelona, 1 Madrid y la final de este año) y otras Copas de la UEFA (3 del Sevilla y 2 del Atlético de Madrid). Además de dos tripletes por parte del Barça y finales con dos equipos españoles.
En ese tiempo, en el que el fútbol español marcó la tendencia del juego asociativo, (en mayor o menor medida dependiendo de cada club), lo que ha subido de manera espectacular han sido las cifras goleadoras. Lógicamente también coinciden con la rivalidad Cristiano-Messi, algo nunca visto en la historia.

Lionel Messi

Lionel Messi

En estos últimos 8 años, el pichichi de la Liga también ha obtenido la Bota de Oro. Pero es que los números son fuera de lo común. Desde Hugo Sánchez (34 y 38) en la segunda mitad de los 80 nadie había superado con tanta asiduidad la treintena de goles . Luego llegó Romario para hacer 30 y Ronaldote en su única temporada culé que hizo 34.
Pero es que desde que Forlán hiciera 32 goles como colchonero en la temporada 08/09, el goleador no ha bajado de 30. Llegando a cifras desproporcionadas, Messi 34 en 09/10, CR 41 en 10/11, Messi 50 en 11/12, Messi 45 en 12/13, Cristiano 31 en 13/14, Cristiano 48 en 14/15 y Suárez 40 en esta última 15/16.

Bota de oro

Bota de oro

Pero es que, Lewandoski ha hecho 30 en la Bundesliga, igualando una cifra de hace 40 del mítico Torpedo Müller. Y el caso más significativo de esta productividad goleadora que asola el continente se ha dado en Italia. Gonzalo Higuaín, ha batido el récord histórico con 36 goles, superando a Nordahl, goleador milanista, que en la temporada 49/50 hizo uno menos.
Siempre he dicho que mantenido que en la actualidad es el momento en que mejor se juega al fútbol y este aumento de las cifras goleadoras no hace sino corroborarlo.

No todos caben en Primera división. Cada año sobran tres. Este año, Levante, Rayo y Getafe se han despeñado al abismo de la Segunda División. Un palo deportivo y económico.

El Levante, segundo equipo de Valencia es un club con una vida difícil. Su ciudad, una de las más futboleras y exigentes, vive volcada con el GRANDE, quedando los granotas en una situación de desamparo.

Sporting de Gijon

Sporting de Gijon celebrando triunfo

No conozco la realidad de aquella ciudad, pero me da que no es comparable a Sevilla, a Barcelona, ni mucho menos a Madrid, donde los “segundos” equipos tienen un enorme calado social, lo que les permite discutir la hegemonía AL OTRO EQUIPO DE LA CIUDAD.

Así es difícil agarrarse a la categoría y pese al mérito, el descenso, al cabo de unas temporadas, es inevitable. Este año, la cosa pintaba muy mal desde el principio. Lucas Alcaraz, el hombre del milagro anterior, fue destituido en una situación muy crítica. A partir de ahí fue una agonía que terminó varias jornadas antes del final de temporada.

Los otros dos puestos de descenso han estado disputados hasta el final. Los candidatos se fueron descartando jornada a jornada con importantes y sorprendentes victorias. Hasta que en la última jornada solo quedaban 3, Getafe, Sporting y Rayo.

Yo hubiera apostado por una triple victoria y que se mantuviese el orden clasificatorio inicial, dado que los rivales estaban rebajados de cualquier servicio. Pero el fútbol siempre depara alguna sorpresa.

Rayo vallecano

Rayo vallecano

El que peor lo tenía era el Rayo Vallecano. Debía ganar al Levante y esperar un doble pinchazo de sus rivales. Nadie desciende en la última jornada y los de Paco Jémez no son la excepción. Su derrota en San Sebastián (bajo una sospecha de amaño que yo no quiero creer y de la que ya hablaremos) hipotecó sus opciones finales al punto de hacer inútil su victoria en la jornada del domingo.

Por el contrario, quien lo tenía “casi” hecho era el Getafe. Dependía de sí mismo. Si ganaba se quedaba un año más, si perdía tenía que esperar que los demás también lo hicieran. El Betis no es que hiciera el partido de su vida pero el Getafe salió agarrotado. Encajó dos goles que le pusieron la salvación muy cuesta arriba.

Al igual que el Rayo, su vida se complicó el domingo pasado en su estadio. Jugando contra un rival directo (Sporting) empató y permitió opciones a los asturianos.

Los de Abelardo, jugaron sus cartas. Era ganar y confiar en el Betis. Las poco afortunadas declaraciones de Marcelino (me gustaría que el Sporting se salvara) no deben empañar su objetivo. Como ya hemos comentado, todos tuvieron su oportunidad antes de esta última jornada. Incluso los gijoneses la semana anterior, estuvieron salvados durante muchos minutos, cuando iban ganando en el Coliseo Alfonso Pérez. El empate final de los locales complicaba su salvación. Otra muestra más de que en Liga los deberes hay que hacerlos jornada a jornada.

Pedro Leon lamentándose de la derrota

Pedro Leon lamentándose de la derrota

Eso en lo deportivo. En lo económico la cosa pinta peor. En una competición liguera como es la española, donde los dos grandes abusan de los pequeños en el reparto de los derechos televisivos, descender supone una ruina económica. Los ingresos se reducirán de manera considerable lo que condicionará la confección de la plantilla del año que viene. Muchos jugadores saldrán a precio ínfimo y otros con una indemnización debilitando los maltrechos sistemas financieros de los clubes.

La mayoría de los aficionados no somos conscientes de lo que supone la convivencia de un equipo de fútbol. Nos interesa los noventa minutos de partido y el resultado. Pero lo que sucede de un domingo a otro no es de nuestra incumbencia.

En un vestuario, coexisten en torno a 25 futbolistas, de distintas edades, con distintas culturas, con distinta educación, con distinta inteligencia, con distintas personalidades,… podríamos seguir encontrando diferencias entre ellos. A todo esto, un único tipo, el ENTRENADOR debe tomar decisiones. No todas son populares, no todas van encaminadas a un único objetivo sino a varios y no todas son ENTENDIDAS Y COMPARTIDAS por todos.

13240155_477999019056486_2915462356150877738_n

El ejemplo más claro ha sido el Deportivo de La Coruña, lo que era una balsa de aceite durante buena parte de la temporada comenzó a supurar miserias en cuanto la soga del descenso presionó la yugular.

Es necesario que las personalidades se equilibren. Es decir, el peso del vestuario debe recaer en hombres de perfil bajo y con un gran concepto de club que controlen a los más díscolos. De lo contrario todo puede saltar por los aires.

Si tomamos como ejemplo el vestuario del Barça comprobaremos como ese equilibrio necesario ha ido perdiéndose a favor de un grupo claro. En el verano de 2008, Pep Guardiola llegó con la escoba para hacer una limpieza necesaria de cara a un futuro plácido. Se cargó a Deco y Ronaldinho, dejó el vestuario en manos de Puyol, Xavi e Iniesta quienes mantenían el orden y el camino a seguir por la plantilla.

Dani Alvez despues de Champions

Dani Alvez despues de Champions

Con el paso del tiempo, la marcha de unos y la llegada de otros hizo que la balanza se tornara hacia el otro lado. Fuera EL GRAN CAPITÁN y el cerebro. Iniesta y Mascherano son minorías ante el JEFE Messi, las excentricidades de Neymar, Alves y Piqué.

La temporada del Barça puede ser magnífica, con independencia de quien gane la Champions. No se tiene la posibilidad de ganar un doblete cada año. Pero siempre quedará un lunar. Los actos de indisciplinas de ciertos jugadores no han hecho ningún bien a la imagen del club. Hallowen, el vídeo de Alves, el Periscope de Piqué, las fiestas de Neymar. Yo tengo claro que hay que meter la escoba.

Pique en Periscope

Pique en Periscope

Es necesario revisar el régimen disciplinario y evitar (o castigar) estas salidas de pata de banco de LOS EMPLEADOS DEL CLUB. Un jugador del Barça (o de cualquier otro club) lo es siempre. Una cosa es tener una opinión clara sobre algo y otra muy diferente es hacer el payaso. Redes sociales, fiestas privadas o declaraciones contra rivales deben ser cortadas de raíz por el bien del club.

Pues ya estamos en la víspera del gran duelo. Nueve meses de trabajo, sacrificio y diferentes estados anímicos se van resumir en 90 minutos en dos estadios separados por más de mil kilómetros. El Madrid, en Riazor, debe ganar y esperar. El Barça, en Los Cármenes, debe hacer un gol más que el contrario y será campeón, otra vez.

Madrid vs Barcelona

Madrid vs Barcelona

Como ya he comentado en alguna ocasión esta temporada, el título no sabría igual a los dos equipos. Los blancos pueden ser campeones después de muchas vicisitudes. Su temporada ha ido de menos a más, sobre todo en lo anímico más que en el juego. Sigue generando dudas. El comienzo con Benítez fue desolador, desde muy pronto el vestuario se mostró descontento con su elección y lo hizo saber en privado y en público. La situación se hizo insostenible y se rompió por el lado más débil.

El FC Barcelona, en cambio comenzó con paso firme. En mi opinión, con un juego descontrolado y de ida y vuelta, poco propicio para sus intereses. Muy condicionado por el estado anímico de sus estrellas. Neymar tiró del equipo ante la ausencia de Messi. El asalto al Bernabéu en noviembre fue el punto de máxima separación entre Barça y Madrid. Desde ahí velocidad de crucero y los resultados tapándome la boca. Pero ahora, está en la “obligación” de ganar una liga que tuvo en su mano.

Cristiano en un clasico

Cristiano en un clasico

CALIDAD Y COMPROMISO

El 0-4 del Bernabeu fue un palo para el madridismo. Pero, ¿objetivamente esa era la diferencia real entre ambos equipos?

Pues claramente NO. La calidad de las plantillas entre Madrid y Barça es bastante pareja. Los dos mejores jugadores del planeta juegan para ambos equipos. Sus acompañantes son lo mejor que se mueve en el planeta fútbol. Entonces, ¿qué pasó?

Sin duda alguna, falta de compromiso. Que el Real Madrid haya llegado con opciones de ganar la Liga a la última jornada de liga, algo INIMAGINABLE A PRINCIPIOS DE TEMPORADA, solo se explica desde la TOTAL Y ABSOLUTA falta de compromiso de los jugadores al principio. Es decir, Ramos no es mejor con Zidane que con Benítez, solo que su COMPROMISO es mayor ahora que antes.

De la misma manera se puede explicar el bajón del Barça. La actitud apática de los jugadores en ciertos partidos les ha ido hipotecando un título que ya podría lucir en las vitrinas del Camp Nou.

Barcelona celebrando gol

Barcelona celebrando gol

PRIMAS Y MOTIVACIÓN

Como cada año por estas fechas, los rumores e hipótesis de maletines están a la orden del día. Equipos que tienen sus deberes hechos son tentados por los que necesitan sus servicios. La posibilidad de que un equipo humilde se ofrezca a hacer un sobre esfuerzo por unos cientos de miles de euros es equivalente a las descafeinadas alineaciones de los grandes una vez tienen que reservar jugadores. Es decir, Barça o Madrid no se podrán quejar de Granada o Deportivo por estar primados cuando ellos no dudan en alinear a jugadores de menor calidad ante rivales que buscan salvarse del descenso.

maletin primas

maletin primas

Así las cosas, la motivación por ser CAMPEÓN DE LIGA debe ser superior a la de unos jugadores que cobran unas primas irrisorias comparadas con las de sus colegas por levantar un título.