Pues el Sevilla sigue enganchado al triunfo. Ayer se proclamó por quinta vez en su historia, algo inédito en la competición, campeón de la Europa League (UEFA). Lo hizo de manera incontestable en el global del partido.

PASADO vs PRESENTE. El partido enfrentaba a un clásico del pasado y a un clásico del nuevo siglo. El Liverpool vivió una época, entre finales de los años 70 y principio de los 80, que le consagró como un grande continental. En la actualidad, el Sevilla ocupa ese lugar. No en vano lleva 10 años encadenando triunfos.

Sevilla Vs Liverpool Europa League

Sevilla Vs Liverpool Europa League

Lo que se vivió ayer, no hace sino constatar que el fútbol español es netamente superior a todo el continente. La liga española, ha colocado a tres de los cuatro finalistas en los eurotorneos. Pero es que además por tercer año consecutivo los dos campeones continentales van a ser españoles. En 2014 Madrid y Sevilla levantaron la orejona y el paragüero, en 2015 fueron Barça y Sevilla y en 2016 ya lo han hecho los hispalenses a la espera de merengues o colchoneros.

Siempre he defendido que en España es donde mejor se juega. Y donde la competición liguera, pese a las diferencias existentes, es más exigente. En la Bundesliga, solo el Bayern y puntualmente el Borussia, competirían con garantías aquí. En Italia, la Juve lo pasaría regular. En Inglaterra, donde el campeón ha sido el Leicester, no hay en la actualidad ningún equipo de entidad para cualquier español. Así las cosas, el PASADO fue inglés, alemán o italiano, pero el PRESENTE es del fútbol español.

EL PARTIDO. El partido en sí tuvo dos partes, una para cada equipo. Los ingleses imprimieron un ritmo y una intensidad frenética desde el principio aunque con una notable carencia de calidad. Me decepcionó Coutinho, un jugador al que vengo siguiendo todo el año y me gusta. Ayer no compareció.

Sevilla festejando gol

Sevilla festejando gol

Me pareció interesante Lallanna, aunque muy mal acompañado. Sturridge, se salva por el gran gol pero poco más. Preocupante el estado de forma de Kolo Touré. Ninguno de los dos hermanos pasa por su mejor momento. En definitiva, el Liverpool me pareció un equipo en formación pero con pocos mimbres. Su partido pasaba por la intensidad que se dejó en el vestuario en el segundo tiempo.

Por el contrario, el Sevilla, se mostró mucho mejor que su rival en el manejo del balón, del que fue dueño desde el principio. El ritmo del rival no le estaba sentando nada bien y Banega se veía desbordado pese a ser el mejor del partido. Vitolo trataba de poner algo de profundidad pero muy desconectado. Gameiro se vio perjudicado por la falta de fluidez de sus compañeros.

LA CLAVE. La salida del vestuario fue clave. El gol a los 20 segundos, con una magnífica jugada de Mariano (parecía otro futbolista al del primer tiempo) desmontó el plan inglés.

Noqueados los ingleses, el Sevilla se empezó a plantar cómodo en el campo y el Liverpool se fue desdibujando ante la falta de un jugador lúcido con el balón en los pies.

El Sevilla, entra en la historia de la competición al encadenar su tercera corona consecutiva, quinta alterna. Pese a no tener la dificultad de los años 80, ganar una competición continental es muy difícil. El año que viene volverá a competir en la Champions y el sábado se enfrenta a otra final. La gestión deportiva de Monchi es digna de estudio.