El más difícil todavía de Johan Cruyff se produjo en la temporada 93/94. Con el Dream Team consolidado como uno de los grandes equipos del momento, la llegada de Romario supuso colocarle la joya más valiosa a la corona culé. Pero contra todo pronóstico un equipo modesto tuvo a los azulgranas contra las cuerdas.

A lo largo de la temporada, el Barça no logró tener la regularidad necesaria para afianzarse en la cabeza mientras que los discípulos de Arsenio Iglesias fueron tomando ventaja. Hubo un punto de inflexión. La derrota por 6-3 del FC Barcelona en La Romadera de Zaragoza fue la chispa que desencadenaría la cacería. Los de Cruyff encadenaron 26 de los últimos 28 puntos.

barcelona 93-94

barcelona 93-94

La mayor diferencia se alcanzó en esa jornada 23 de la derrota en Zaragoza. 6 puntos en una liga de 2 puntos por victoria parecían “casi” definitivos.

A la última jornada se llegó con el Depor líder con un solo punto de ventaja y el gol average perdido (3-2 en Riazor y 3-0 en el Camp Nou). De manera que al Depor solo le valía hacer lo mismo que el FC Barcelona. Ambos jugaban en casa, los herculinos recibían a un Valencia con remotas aspiraciones europeas, los culés a un Sevilla que ganando jugarían su futura competición continental.

Después de verse dos veces por debajo en el marcador el FC Barcelona superaba con contundencia a los hispalenses por un 5-2 incontestable. Ahora tocaba esperar. El 0-0 de Riazor daba la Liga a los culés hasta que en el último minuto se pitó penalti a favor de los coruñeses. El central Djukic asumió la responsabilidad de lanzar ante la “incomparecencia” de la estrella Bebeto. El serbio, que nunca se había visto en nada similar, lanzó el penalti a las manos de González y la Liga a los brazos de los jugadores culés.

penalti djukic

penalti djukic

Hasta diez años después no se disputó una liga en los últimos minutos. La llamada liga del clavo ardiendo fue una de esas carreras contrarreloj apasionantes. El Barça de Rijkaard se había proclamado campeón los dos años anteriores y se coronó campeón de Europa en 2006. A partir de ahí el equipo entró en un modo autogestión que acabó por desperdiciar una ventaja de hasta seis puntos.

A falta de 8 jornadas la ventaja culé era de cinco puntos sobre el Real Madrid, incluso su rival directo era el Sevilla. Pero en los últimos dos meses de competición, el equipo dirigido por Fabio Capello se aferró a su carácter para recortar la distancia. En la jornada 34 el Barça entregó el liderato al empatar en casa frente al Betis mientras el Madrid derrotaba al Español en el Bernabéu por 4-3 después de estar dos veces por debajo en el marcador.

El empate a puntos favorecía a los merengues que habían ganado 2-0 a su rival en Madrid y perdido en Barcelona por 1-0.

A partir de ahí los caminos fueron paralelos. La clave estuvo en la penúltima jornada. En Zaragoza el Madrid perdía por 2-1 mientras el derby barcelonés se lo estaba llevando el Barça por idéntico resultado. Casi al mismo tiempo Van Nistelroy y Tamudo goleaban dándole la vuelta a la clasificación.

En la última jornada, todavía hubo tiempo para el suspense. El Barça goleaba al Nastic en Tarragona mientras las noticias del Bernabeu le favorecían. El Mallorca ganaba 0-1. Pero en el segundo tiempo, los blancos volteaban el marcador y se hacían con el título en la última jornada.

Desde la última Liga del Athletic de Clemente el campeonato no había vuelto a ser muy emocionante. En el 85, el Barça de Venables se impuso con puño de hierro. Comenzó el campeonato ganando 0-3 en el Bernabéu y nunca abandonó el liderato hasta proclamarse campeón varias jornadas antes. Al año siguiente llegaría la Quinta del Buitre con sus cinco Ligas consecutivas. Con el cambio de década, Cruyff cambió el paso histórico del campeonato. En el 91 fue campeón a lo grande, pero en las dos temporadas siguientes demostró que algo había cambiado en el gen derrotista azulgrana.

91/92: Después de haber ganado brillantemente la Liga 90/91, el FC Barcelona comenzó la 91/92 de manera un tanto irregular. No terminaba de alcanzar la velocidad de crucero del año anterior mientras el Madrid, de la mano de Radomir Antic, batía récords. En el año olímpico, y volviendo a la Copa de Europa después del descalabro frente al Steaua, muchos presagiaban un petardazo de los suyos.

dertycia y nando

dertycia y nando

Pero poco a poco, el equipo de Cruyff, fue tomando el pulso al campeonato. Su juego volvía a brillar hasta meterle el miedo en el cuerpo a su eterno enemigo. Al punto que Ramón Mendoza prescindió de Antic, pese a sus buenos números, por Leo Beenhaker como contra punto a la escuela holandesa impuesta por Johan en Can Barça.

La segunda vuelta se convirtió en una carrera contra el “gol average”. Después del doble empate a uno entre ellos, había que controlar la diferencia de goles general de cara a un posible empate a puntos. Ambos ganaban sus partidos por goleadas (el Madrid le hizo 7-0 al Español y el Barça 7-1 al Albacete en la misma jornada).

Pero tras proclamarse campeón de Europa el 20 de mayo en Wembley, el Barça de Cruyff saldó su famosa urgencia histórica y templó sus nervios. Con paso firme llegó a la última jornada con solo un punto de desventaja con el Madrid. Le había recortado hasta 5 puntos en los últimos 4 meses.

Los de Beenhaker visitaban Tenerife. Allí, Jorge Valdano había hecho un milagro con el equipo chicharrero, le había salvado del descenso en la penúltima jornada liguera. Al Madrid se le presumía un partido plácido para lograr el título. En Barcelona, el Athletic se encontraba en la misma situación, salvación y relax. De manera que en el Camp Nou se preparaba la celebración de la primera “orejona”.

La realidad fue bien distinta. Con 0-2 antes del descanso, el Madrid entró en una situación de desconexión mientras en Barcelona, Stoichkov liquidaba a los vascos. Justo antes del descanso Quique Estebaranz consiguió el 1-2. Y tras la reanudación, primero Rocha y luego Pier, con la inestimable ayuda de Sanchís y Buyo, le daban la victoria al Tenerife y la Liga al FC Barcelona.

92/93: El reto del GRAN Johan al frente del FC Barcelona, una vez había conseguido la ansiada Copa de Europa, era encadenar una tercera Liga consecutiva, algo inédito en el palmarés del club azulgrana. La temporada comenzó de manera inmejorable. El primer clásico de la temporada se daba en la primera jornada. Victoria por 2-1 en el Camp Nou.

Posteriormente vendría un 1-4 en el Calderón con exhibición de Laudrup, Guardiola y Hristo Stoichkov como ejecutor.

Luis Enrique Real Madrid

Luis Enrique Real Madrid

Pero nueve meses de competición son muy largos y tras la prematura eliminación en la Copa de Europa la trayectoria del equipo comenzó a ser más irregular. A lo largo de todo el año hubo cierta alternancia en el liderato. El Deportivo de La Coruña comenzaba a mostrar sus cartas, durante 9 semanas se mantuvo líder, luego el Barça, de nuevo el Depor y otra vez los catalanes. El Madrid alcanzó el primer puesto por primera vez en la temporada en la jornada 35 y logró llegar líder a la última jornada.

Justo el miércoles previo, los blancos eliminaron en las semifinales de Copa al Barça en el Camp Nou. Un gol de Zamorano fue suficiente para superar el asedió al que fue sometido el Real Madrid. El domingo volvía a visitar al CD Tenerife de Jorge Valdano, mientras el Barça recibía a la Real Sociedad.

Esta vez los insulares necesitaban la victoria para alcanzar por primera vez plaza europea. En cambio, los donostiarras no se jugaban nada. En Tenerife los de Valdano se adelantaron con un gol de Chano. Stoichkov en los primeros minutos daba la tranquilidad necesaria para la tensa espera de las noticias desde las islas. Dertycia sentenciaba al Real Madrid que volvía a perder la otra Liga en Tenerife justo un año después.

Después del doble triunfo liguero de la Real Sociedad de San Sebastián, le tocó el turno al otro gran equipo vasco y otrora GRANDE de la liga, el Athletic Club. Con una espera de 27 años, tiempos aquellos de Gainza, Panizo y Zarra, los rojiblancos se proclamaron campeones de liga por dos veces y de manera consecutiva. Javier Clemente fue el encargado de dirigir la gabarra hasta buen puerto.

82/83: En una liga donde hasta cuatro aspirantes llegaron con opciones hasta las últimas cinco jornadas hubo que esperar hasta el último minuto para conocer su desenlace. A lo largo del año se habían estado alternando en la cabeza los cuatro equipos. Barça, Atleti, Madrid y Athletic.

Athletic Bilbao 82-83

Athletic Bilbao 82-83

En ese último mes de competición, culés y colchoneros cosecharon derrotas que les alejaron fatalmente del título. A la última jornada se llegaba con un Real Madrid líder con 49 puntos y Athletic Club segundo con 48 puntos. El gol average particular beneficiaba a los merengues (2-4 en San Mamés y 2-0 en el Bernabeu).

Así las cosas, los blancos visitaban el Luís Casanova donde al Valencia solo le valía la victoria y esperar para no descender. Por el contrario, los rojiblancos rendían visita al Insular canario. Los locales metidos de llenos en la supervivencia lo tenían mejor que los che. A Las Palmas le valía un empate para seguir en Primera. A los tres minutos se adelantaron los amarillos antes de que empatara Manu Sarabia.

En el minuto 39 de la jornada del 1 de Mayo del 83 se resolvió la Liga. Al mismo tiempo que Dani adelantaba al Atheltic en Las Plamas, Miguel Tendillo, central valencianistas, lograba el gol con el que los suyos ganarían el partido. Los de Clemente acabaron goleando por 1-5 y llevándose el título ante un Madrid que fue incapaz de hacer el gol que le hubiera valido.

83/84: En otra temporada con varios aspirantes, de nuevo hubo que esperar al final. Incluso a lo largo de la última jornada la alternancia en la cabeza fue dramática. En vez de dos fueron tres los aspirantes que llegaron con opciones al final de la Liga.

En las dos jornadas previas al final, los tres aspirantes, Athletic, Madrid y Barça no fallaron. Fueron sacando sus partidos con el esfuerzo propio de todos los finales de liga. De manera que llegaron a la última jornada con un Athletic líder con 47 puntos, el Real Madrid tenía los mismos pero el gol average particular perdido (2-1 en San Mamés y 0-0 en el Bernabeu) un punto de desventaja tenía el FC Bacelona.

Los rojiblancos recibían a la Real Sociedad jugándose plaza europea. Los blancos visitaban Sarriá con un Español como convidado de piedra. Lo peor le tocaba a los azulgranas que visitaban el Calderón ante un Atlético sin motivación deportiva. A los veinte minutos se adelantó el Athletic y antes del descanso Carrasco hacía lo propio para el Barça (1-2). A poco de comenzar el segundo tiempo el Español se adelantaba lo que certificaba el título para los de Clemente.

Mientras la grada de San Mamés festejaba, Uralde, delantero txuri-urdin empataba y el campeón pasaba a ser el FC Barcelona. La alegría duró solo dos minutos. Un gol del Buitre empataba en Sarriá y provocaba un triple empate que mandaba el título a Chamartín. Pero diez minutos después un gol de Liceranzu hacía inútiles los posteriores de Butragueño en Sarriá y la victoria culé en Madrid.

Así, el Athletic Club de Javi Clemente, arrebató la liga al Real Madrid durante dos años consecutivos en la última jornada.

El domingo conoceremos al campeón de liga 15/16. Después de nueve meses de competición y con alternativas varias, necesitaremos llegar al último minuto para saber quién es el campeón. Esto no es algo nuevo en el campeonato español. De hecho hace apenas dos años el Atlético y el Barça se jugaron la liga 13/14 en el último partido en el Camp Nou.

En esta ocasión, los litigantes son el FC Barcelona y el Real Madrid. En los últimos treinta años estas decisiones sobre la bocina no han beneficiado a los merengues como si lo han hecho a los culés.

Campeones Real Sociedad

Campeones Real Sociedad

Por no retrotraernos muy atrás vamos a comenzar este repaso a estos títulos en el último minuto a partir de la mítica década de los 80. Para ponernos en antecedentes debemos saber que el Real Madrid no tenía un rival a su altura en España. El Barça era ese club caótico e histriónico incapaz de hacerle frente al gigante blanco. Por otro lado, a nivel continental, los merengues hacía años que vivían de los recuerdos, de hecho en mayo del 81 habían perdido la final de la Copa de Europa que no levantaban desde el 66.

Aquel vacío de los barcelonistas, lo comenzaba a llenar una generación de futbolistas vascos que harían historia. Capitaneados por Arconada, la Real Sociedad de San Sebastián, había batido el récord de partidos invictos y el año anterior se había quedado con la miel en los labios.

En la pugna “REAL” entre los dos equipos, el gol average particular lo ganaban los donostiarras (1-0 en el Bernabéu y 3-1 en el viejo Atocha), de manera que el empate a puntos beneficiaba a los de Ormaechea.

Última jornada. Real Sociedad 44 puntos, Real Madrid 43 puntos. Los donostiarras visitan Gijón, séptimo, los madrileños Valladolid, duodécimos. Ninguno se juega ya nada.

Los partidos se juegan en estadios típicos de los ochenta. Césped en mal estado e irregular. Juego directo y aguerrido. Peor en Gijón donde la lluvia lo hacía todo más difícil.

El Madrid que ganaba en Pucela por 1-3 era virtual campeón ya que el Sporting derrotaba a la Real por 2-1. Con los blancos celebrando el título en el césped pensando que su rival había perdido, Zamora logró el gol del empate en el minuto 89 que mandaba el título liguero a San Sebastián por primera vez en la historia. Dejando a los madridistas con celebración y sin título.