El último GRAN 7 ha logrado mejorar su legado, tanto en Manchester como en Madrid. El portugués Cristiano Ronaldo ha tenido el reto de heredar los 7 de dos de los equipos más importantes del mundo. En ambos casos ha logrado superar las alargadas sombras de sus predecesores.
EL ÚLTIMO DE SU ESTIRPE. Es curioso como cada país da un perfil de jugador determinado, muy marcado en las canteras de ciertos equipos. Si el Barça es el referente español del fútbol base, con la demarcación del 4 como piedra filosofal del sistema, en Portugal quien marca el paso es el Sporting y sus extremos.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo

Desde Futre a Cristiano hay todo una estirpe de extremos (unos con más calidad que otros). Cuaresma, Simao y Figo, posiblemente forma junto a Cristiano y Eusebio el trío de oro luso, han tenido muchas cosas en común. El número 7, su paso por el Barça y una habilidad innata para el uno contra uno. Todos criados en el SCP.
Cristiano, nacido en Madeira dio el salto a la capital peninsular siendo un crio para ingresar en la academia de los leones. En Alvalade no tardó en llamar la atención de los técnicos y desde muy joven accedió al primer equipo. Prácticamente sin sudar la histórica camiseta verdiblanca el Manchester de Ferguson se lo llevó a Old Trafford. Dicen que fue el propio Scholes quien se sentó frente a Sir Alex, tras un partido de los Red Devils frente al Sporting, para convencerle de la contratación del portugués.

Los siete

Los siete

DIGNO HEREDERO DE BEST. Cristiano, es un fuera de serie, sólo Messi le observa desde los cielos (esto me ha salido del alma, jajaja). En Inglaterra su adaptación fue inmediata. Con unas condiciones físicas dignas de un atleta y un descaro fuera de lo común, se enfundó el mítico número 7 de Best. No le pesó lo más mínimo y se coronó como nuevo ídolo de la afición. Con una gran cantidad de goles, un Balón de Oro y la Champions del 2008, era digno heredero del quinto Beatle.
Con el Barça de Guardiola ganándolo todo y Messi coronándose como el mejor, Florentino Pérez tiró de chequera para hacerse con el fichaje más caro de la historia (hasta ese momento). CR llegó al Madrid con la difícil doble tarea de; rebatir el domino de Messi y mantener, al menos, el listón goleador de Raul.

Celebración Gol de Cristiano

Celebración Gol de Cristiano

Si bien la primera, se antoja misión más que difícil (por no decir imposible) en la segunda no ha defraudado. En seis meses había amortizado deportivamente los 90 millones de € de su fichaje. En el tiempo que lleva en Madrid ha superado todos los registros goleadores conocidos. Los históricos del club, tanto en general como separados en liga, copa y Champions, los 38 de Hugo, el record de goles de la Quinta, los…. podríamos seguir.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo

ICONO DEL SIGLO XXI. Como todos los dorsales que hemos estado viendo, CR 7 también es un icono social de nuestra época.
En este momento en que cualquier imagen corre por las redes sociales como la pólvora convertida en spot publicitario, Crisitano es un hombre anuncio. Todo lo que hace, todo lo que viste o todo lo que grita es utilizado para vendernos algo.

Icono de moda CR7

Icono de moda CR7

En lo estrictamente deportivo, acabará siendo el mejor goleador, puro y duro, de la historia. Sus números son escalofriantes, superando a gente como Ronaldote (muy mermado por aquella inoportuna doble lesión de rodilla), Raymond Koppa, Puskas o Müller.
Nunca antes habíamos vivido una competencia tan brutal por el cetro mundial de mejor jugador. Contra la calidad y genialidad de Messi, Crisitano argumenta su competitividad, condiciones físicas e incontestables cifras goleadoras. Si Leo sublimó el 10, CR es el último 7.

Hace un tiempo, escribí un artículo en esta página en el que hablaba de la distinta forma en que evoluciona el fútbol desde un punto de vista táctico y el punto de vista del jugador.
A nivel colectivo se ha evolucionado en zig-zag, es decir, los equipos han ido contrarrestando las corrientes ganadoras. A lo largo de los años se han ido sucediendo, casi de manera alternativa, el juego vistoso con el resultadismo. Al Madrid de Distefano le siguió el “catenacio” de Helenio Herrera, luego llegó el Brasil de Pelé y el Ajax de Cruyff. Vuelta a los orígenes con el fútbol alemán y la poca elaboración británica, etc.. Solo tenemos que echar un vistazo a la última Eurocopa para ver el último cambio de estilo.

Golazo de Messi en Champions

Golazo de Messi en Champions

A nivel individual, la evolución es más lineal. Desde Distefano hasta Messi, el jugador individual ha ido siendo más hábil, más táctico, más potente, más, más, más… De manera que, salvando las diferencias propias de cada jugador, podríamos decir que Leo es la evolución 5.0 de Don Alfredo.
SENTADO A LA DERECHA DEL PADRE. Dando por buena la afirmación anterior, el argentino del Barça es una mejora de la última especie, la de Maradona. Es verdad que las críticas más feroces son aquellas que achacan la falta de títulos de Messi con la albiceleste, pero por el contrario nadie habla que Diego a nivel de clubes nunca estuvo a primerísimo nivel. Si Diego es D10S, Leo se sienta a su diestra.

Maradona vs Messi

Maradona vs Messi

La historia de Messi en Barcelona es más que conocida. En busca de un plan de crecimiento que los grandes argentinos le negaron, el Barça crió en su cantera a un jugador excepcional que ha llegado a ser EL QUINTO GRANDE. Su crecimiento como futbolista no ha parado desde que alcanzó el primer equipo con Rijkaard de entrenador.
Al cuidado de Ronaldinho, Leo consiguió su cuota de protagonismo en la Champions de 2006 en París, pero su temporada de consagración fue la 08/09.

Lionel Messi

Lionel Messi

PEP, SU ÚLTIMO CUIDADOR. La llegada de Guardiola al banquillo azulgrana fue definitiva para que Messi alcanzara las cotas de excelencia que le vimos. Como si fuera un jardinero, Pep limpió de “malas hierbas” el Camp Nou para que el árbol Messi creciera alto y fuerte.
Ante la ausencia de Dinho y Deco, los galones del vestuario los heredaron Xavi, Iniesta y Messi, que rendían cuentas al capitán general, Puyol. El entrenador confeccionó un ambiente adecuado al argentino y le propuso una idea de juego en la que se (nos) divertiría (mos) de lo lindo.

Stats Messi vs Maradona

Stats Messi vs Maradona

Nos pusimos el cinturón, como el míster avisó en su presentación, y durante los siguientes años Messi se convirtió en Maradona durante más tiempo que el propio Diego, definición esta de FIEBRE MALDINI. Regates, paredes, pases, goles. Todo el virtuosismo de los más grandes para gozo y disfrute de un mundo que se frotaba los ojos.
Las hazañas de Messi, adornadas además con tres Ligas y dos Champions, en el trienio 2008-2011, se pueden considerar la sublimación del dorsal número 10.

Tras su calvario en Barcelona, con enfermedad, lesión y multitud de encontronazos con todo y con todos, Maradona acabó recalando en Italia. No fue a parar ni a Juve, ni a Inter, ni a Milán.
El modesto SSC Napoli, pagó el multimillonario traspaso de la estrella argentina. La financiación de la operación siempre estuvo en vuelta en todo tipo de rumores, pero nadie se atrevió a señalar directamente a ningún sitio.

Presentación de Maradona en el Napoles

Presentación de Maradona en el Napoles

VUELTA A SUS ORÍGENES. Diego Maradona creció en una pequeña ciudad al sur de Buenos Aires (tengo la sensación de toda Argentina es Buenos Aires), muy humilde. Como en todos estos casos, miembro de una familia muy numerosa, desde muy niño comenzó a explotar su don futbolístico en la calle.
Su paso al profesionalismo y llegada a las grandes ciudades, Buenos Aires primero y Barcelona después, no le sentaron nada bien a su tren de vida. No supo adaptarse a un hábitat que le ofrecía de todo sin medida ni control.
Su llegada a Nápoles, una ciudad más cercana a su perfil, fue multitudinaria. Fue recibido como honores de jefe de estado, la población le acogió como a un libertador contra la tiranía futbolística y social del Norte, más rico y poderoso que el Sur.
Recuerdo que durante su presentación, en el estadio San Paolo, por las calles se organizó un cortejo fúnebre con tres ataúdes, con los escudos de los tres grandes, Juve, Inter y Milán.

Maradona en el Napoles

Maradona en el Napoles

LA REVOLUCIÓN NAPOLITANA. Apenas dos años antes de la llegada de Diego a Nápoles, el equipo no había pasado de la media tabla. Su primer año no fue excesivamente bueno, el equipo no pasó de la séptima plaza. Al año siguiente, Maradona tiró de los suyos alcanzando un esperanzador tercer puesto, meses antes de conquistar el campeonato del mundo en México´86.
A su vuelta, las tropas napolitanas con un Maradona en la cima del mundo al frente, puso rumbo al norte dispuesto a asaltar un título que nunca antes habían conseguido. Digo, al igual que había hecho con su selección, logró hacer campeón a un equipo, históricamente condenado a doblegarse al poder de los “grandes capos” del calcio.
Bajo su dirección el SSC Napoli fue uno de los grandes animadores del calcio. Entre la temporada 85/86 y la temporada 89/90 logró dos scudettos y una Copa de la UEFA, además de dos segundos puestos y un tercero. En marzo del 91, después de un partido frente al Bari, Maradona dio positivo por cocaína, ese fue su final.

Maradona en el Napoles

Maradona en el Napoles

EL NÁPOLES SIN DIEZ. Diego Armando Maradona, en Nápoles, son palabras mayores, el pueblo le sigue teniendo en un pedestal. En las calles hay grafitis con su imagen y el propio club retiró el número 10 de sus equipaciones. Nadie está a la altura de esa camiseta.
Durante las semifinales del mundial de Italia´90, entre la anfitriona y la albiceleste, el escenario fue el coliseo napolitano de San Paolo. La grada estuvo dividida, unos querían que ganase la azzurra, pero otros, muchos otros aficionados, estuvieron apoyando a su ídolo Maradona. Al final, Argentina derrotó a Italia en la tanda de penaltis y Nápoles lo celebró enfundada en una camiseta con el número diez, el 10 del pueblo.

 

 

Antes de llegar al cielo del fútbol, Diego Armando Maradona, pasó por un auténtico infierno. Debutó en la primera división argentina con 16 años en las filas de Argentinos Jrs. antes de fichar por el club de sus amores, Boca Juniors. Con los “xeneizes” comenzó a asombrar al mundo y consiguió que Europa se fijara en él. Como casi siempre, Barça y Madrid se las tuvieron tiesas por él. Pero los culés, mucho más necesitados de referentes que les guiasen, pagaron más.

Diego Armando Maradona en el Boca Juniors

Diego Armando Maradona en el Boca Juniors

MIL MILLONES DE PESETAS. Hoy, esta cantidad para un jugador de tal nivel es casi irrisoria y mucho más si hacemos la conversión de monedas, 6 millones de €. Pero si nos situamos en la España de 1982, recién entrada en democracia y con una economía por los suelos, la cantidad casi sería insultante. Por hacernos una idea, Mijatovic costó al Madrid la misma cantidad 14 años después.
El FC Barcelona, que tenía periódicas caminatas por el desierto, dio por bien empleado aquel despilfarro y se frotó las manos ante lo que presumía debía ser una época dorada. Nada más lejos de la realidad.

Diego Armando Maradona en el Barcelona

Diego Armando Maradona en el Barcelona

El rendimiento del argentino estuvo muy por debajo de lo esperado. Su edad, su díscola vida personal, su séquito y las lesiones truncaron lo que debía ser una relación de amor.
DESCENSO A LOS INFIERNOS. De entrada, contrajo hepatitis a los pocos meses de llegar a Barcelona. Los rumores de las causas fueron muchos y variados, aunque todos apuntaban a su gusto por los placeres de la noche. Estuvo en el dique seco tres meses.

Diego Armando Maradona vs Goikoetxea

Diego Armando Maradona vs Goikoetxea

A la temporada siguiente, se cruzó en su camino el Carnicero de Bilbao, despachando de un hachazo su tobillo izquierdo. La entrada es de una violencia impropia de un profesional. Aun así, el colegiado no la consideró de expulsión, aunque ante la presión mediática desde Barcelona, Goico fue sancionado y perdonado poco a poco con reducción de la pena.
Su despedida del club fue esperpéntica. En la misma temporada en que se había producido la lesión, Athletic y Barça jugarían la final de Copa en el Bernabéu. Con el ambiente caldeado por ambos bandos y el temor de que la reaparición de Diego fuera efímera, ya que los bilbaínos le tenían más ganas que nunca, el partido acabó como el rosario de la aurora. La multitudinaria pelea final fue el epílogo de Maradona en el FC Barcelona. Fue el particular infierno de D10S.

Dicen que nunca segundas partes fueron buenas, pero en el caso que nos ocupa habría que aplicar aquello de que toda regla tiene su excepción. Una vez que Pelé convirtió el número 10 en icono, el número quedó reservado para LOS MEJORES. Fueron muchos los jugadores de calidad suprema los que lo portaron, Zico, Platiní, Gullit o, el “buen amigo” de Juan José Santana, Lothar Matthaus.
Pero hubo uno por encima de todos que estuvo a la altura del original. Diego Armando Maradona fue el 10 argentino por excelencia y CUARTO GRANDE DE LA HISTORIA. No pretendo entrar en el debate de quién era mejor, siempre me he definido maradonista. Lo que no cabe duda es que fue un digno heredero del 10 de Pelé.

Diego Armando Maradona

Diego Armando Maradona

Maradona fue el jugador de dibujos animados con el que crecimos los niños de los años 80. Un futbolista con una habilidad innata, sobrenatural y sobrecogedora. En una época dónde los árbitros eran más amigos de los carniceros que de los artistas, Diego logró salir con vida (de milagro) aunque con cicatrices imborrables.
D10S DESTRONA A O REI. México ha tenido la suerte de presenciar dos de las mejores citas mundialistas de todos los tiempos. En el año 70 el Brasil de Pelé se coronó como el mejor equipo de la historia. Dieciséis años después asistió a la actuación individual más memorable jamás vista.
Maradona era el líder de un equipo poco conocido, pero con un sacrificio extraordinario. El 10 cubría todas las carencias del grupo. Hacía jugar al equipo, regalaba goles a sus compañeros y resolvía, de manera artística, cuando las cosas se ponían feas.
El 22 de junio de 1986, en el Estadio Azteca de México DF, ante más de 100.000 espectadores y millones ante el televisor, Maradona accedió al trono del fútbol sucediendo a Pelé.

Diego Armando Maradona

Diego Armando Maradona

La ETERNA jugada de Diego, superando a tanto rival inglés como salía a su paso, para acabar logrando EL MEJOR GOL de la historia, narrado de manera épica por Víctor Hugo Morales, es su particular ceremonia de coronación.
Por supuesto, Maradona levantó el campeonato del mundo, y desde ese momento pasó a ser la vara de medir y comparar. Ya nadie recurríamos a Pelé para comparar las acciones futbolísticas. Ahora los goles eran maradonianos, los niños en las calles, ese termómetro infalible, querían ser Maradona. Una vez el argentino superó al brasileño, se comenzó a buscar el sucesor de Diego.
Si el 10 de Pelé es un icono del fútbol, Maradona lo elevó hasta la categoría de deidad. Así nació el 10 de D10S.

Una vez ha terminado la Eurocopa y el fútbol de competición tardará en llegar un mes, vamos a iniciar una serie veraniega. El año pasado montamos una secretaria técnica en la que fichamos a lo “mejorcito” de cada casa. Este año vamos a hablar de aquellos jugadores que convirtieron sus dorsales en un símbolos.
La numeración en las camisetas se comenzó a utilizar en el primer cuarto del siglo XX. Su principal función era la de identificar y colocar posicionalmente al jugador. Sería muy largo hablar de toda su evolución, así que nos vamos a centrar en quienes fueron los que hicieron de sus dorsales símbolo de un equipo.

Edson Arantes do Nascimento "Pelé"

Edson Arantes do Nascimento “Pelé”

EL ICONO PELÉ. Edson Arantes Do Nascimento, Pelé, para muchos (nuestro amigo Quique) es el mejor jugador de todos los tiempos, yo discrepo y ya hablaremos de eso. Lo que no cabe duda es que Pelé es el mayor icono de la historia del fútbol.
Tanto es así, que desde su aparición, su número quedó definido como el del mejor del equipo. Hace mucho tiempo leí un reportaje en la revista DON BALÓN que se titulaba; EL 10, EL NÚMERO DE LOS JUGADORES QUE PIENSAN. En la revista se hacía un repaso a todos los cerebros que llevaban el número 10 a su espalda. Esto nació con el mito Pelé, sin duda.
EL 10 DE BRASIL. Como he dicho, Pelé convirtió el número 10 en el dorsal que debía portar el mejor de cada equipo. Y es que su legado al fútbol es de los más impresionantes de la historia.
Asombró al mundo en el mundial de Suecia´58, cuando con tan solo 17 años acabó siendo la estrella del campeonato, primero de los tres que ganaría como líder de la “verdeamerelha”.

Edson Arantes do Nascimento "Pelé"

Edson Arantes do Nascimento “Pelé”

O Rei, era un jugador completísimo muy adelantado a su tiempo, en cuanto a habilidad y visión de juego, todo acompañado con unas condiciones físicas espectaculares. En el mundial de Chile´62, Brasil hizo doblete mundial. En Inglaterra, la defensa portuguesa fue a por él y le lesionó de cierta gravedad con lo que Brasil se volvió a casa muy mermado sin su participación.
LOS CINCO 10. Tal era la influencia del número 10 en Brasil que el equipo que se presentó en México´70 fue conocido como el de los cinco dieces, ya que juntaron a un quinteto de jugadores con garantías más que suficientes para llevar el peso de esa camiseta.
A día de hoy, todos los equipos del mundo reservan ese número para el mejor jugador de la plantilla, el encargado de tirar del carro, de resolver, de guiar a sus compañeros. Por supuesto, no todos los dieces son igual de buenos.
Sin duda alguna, la camiseta que más pesa de todo el fútbol mundial es el 10 de Brasil, el 10 de Pelé.

El más difícil todavía de Johan Cruyff se produjo en la temporada 93/94. Con el Dream Team consolidado como uno de los grandes equipos del momento, la llegada de Romario supuso colocarle la joya más valiosa a la corona culé. Pero contra todo pronóstico un equipo modesto tuvo a los azulgranas contra las cuerdas.

A lo largo de la temporada, el Barça no logró tener la regularidad necesaria para afianzarse en la cabeza mientras que los discípulos de Arsenio Iglesias fueron tomando ventaja. Hubo un punto de inflexión. La derrota por 6-3 del FC Barcelona en La Romadera de Zaragoza fue la chispa que desencadenaría la cacería. Los de Cruyff encadenaron 26 de los últimos 28 puntos.

barcelona 93-94

barcelona 93-94

La mayor diferencia se alcanzó en esa jornada 23 de la derrota en Zaragoza. 6 puntos en una liga de 2 puntos por victoria parecían “casi” definitivos.

A la última jornada se llegó con el Depor líder con un solo punto de ventaja y el gol average perdido (3-2 en Riazor y 3-0 en el Camp Nou). De manera que al Depor solo le valía hacer lo mismo que el FC Barcelona. Ambos jugaban en casa, los herculinos recibían a un Valencia con remotas aspiraciones europeas, los culés a un Sevilla que ganando jugarían su futura competición continental.

Después de verse dos veces por debajo en el marcador el FC Barcelona superaba con contundencia a los hispalenses por un 5-2 incontestable. Ahora tocaba esperar. El 0-0 de Riazor daba la Liga a los culés hasta que en el último minuto se pitó penalti a favor de los coruñeses. El central Djukic asumió la responsabilidad de lanzar ante la “incomparecencia” de la estrella Bebeto. El serbio, que nunca se había visto en nada similar, lanzó el penalti a las manos de González y la Liga a los brazos de los jugadores culés.

penalti djukic

penalti djukic

Hasta diez años después no se disputó una liga en los últimos minutos. La llamada liga del clavo ardiendo fue una de esas carreras contrarreloj apasionantes. El Barça de Rijkaard se había proclamado campeón los dos años anteriores y se coronó campeón de Europa en 2006. A partir de ahí el equipo entró en un modo autogestión que acabó por desperdiciar una ventaja de hasta seis puntos.

A falta de 8 jornadas la ventaja culé era de cinco puntos sobre el Real Madrid, incluso su rival directo era el Sevilla. Pero en los últimos dos meses de competición, el equipo dirigido por Fabio Capello se aferró a su carácter para recortar la distancia. En la jornada 34 el Barça entregó el liderato al empatar en casa frente al Betis mientras el Madrid derrotaba al Español en el Bernabéu por 4-3 después de estar dos veces por debajo en el marcador.

El empate a puntos favorecía a los merengues que habían ganado 2-0 a su rival en Madrid y perdido en Barcelona por 1-0.

A partir de ahí los caminos fueron paralelos. La clave estuvo en la penúltima jornada. En Zaragoza el Madrid perdía por 2-1 mientras el derby barcelonés se lo estaba llevando el Barça por idéntico resultado. Casi al mismo tiempo Van Nistelroy y Tamudo goleaban dándole la vuelta a la clasificación.

En la última jornada, todavía hubo tiempo para el suspense. El Barça goleaba al Nastic en Tarragona mientras las noticias del Bernabeu le favorecían. El Mallorca ganaba 0-1. Pero en el segundo tiempo, los blancos volteaban el marcador y se hacían con el título en la última jornada.

Desde la última Liga del Athletic de Clemente el campeonato no había vuelto a ser muy emocionante. En el 85, el Barça de Venables se impuso con puño de hierro. Comenzó el campeonato ganando 0-3 en el Bernabéu y nunca abandonó el liderato hasta proclamarse campeón varias jornadas antes. Al año siguiente llegaría la Quinta del Buitre con sus cinco Ligas consecutivas. Con el cambio de década, Cruyff cambió el paso histórico del campeonato. En el 91 fue campeón a lo grande, pero en las dos temporadas siguientes demostró que algo había cambiado en el gen derrotista azulgrana.

91/92: Después de haber ganado brillantemente la Liga 90/91, el FC Barcelona comenzó la 91/92 de manera un tanto irregular. No terminaba de alcanzar la velocidad de crucero del año anterior mientras el Madrid, de la mano de Radomir Antic, batía récords. En el año olímpico, y volviendo a la Copa de Europa después del descalabro frente al Steaua, muchos presagiaban un petardazo de los suyos.

dertycia y nando

dertycia y nando

Pero poco a poco, el equipo de Cruyff, fue tomando el pulso al campeonato. Su juego volvía a brillar hasta meterle el miedo en el cuerpo a su eterno enemigo. Al punto que Ramón Mendoza prescindió de Antic, pese a sus buenos números, por Leo Beenhaker como contra punto a la escuela holandesa impuesta por Johan en Can Barça.

La segunda vuelta se convirtió en una carrera contra el “gol average”. Después del doble empate a uno entre ellos, había que controlar la diferencia de goles general de cara a un posible empate a puntos. Ambos ganaban sus partidos por goleadas (el Madrid le hizo 7-0 al Español y el Barça 7-1 al Albacete en la misma jornada).

Pero tras proclamarse campeón de Europa el 20 de mayo en Wembley, el Barça de Cruyff saldó su famosa urgencia histórica y templó sus nervios. Con paso firme llegó a la última jornada con solo un punto de desventaja con el Madrid. Le había recortado hasta 5 puntos en los últimos 4 meses.

Los de Beenhaker visitaban Tenerife. Allí, Jorge Valdano había hecho un milagro con el equipo chicharrero, le había salvado del descenso en la penúltima jornada liguera. Al Madrid se le presumía un partido plácido para lograr el título. En Barcelona, el Athletic se encontraba en la misma situación, salvación y relax. De manera que en el Camp Nou se preparaba la celebración de la primera “orejona”.

La realidad fue bien distinta. Con 0-2 antes del descanso, el Madrid entró en una situación de desconexión mientras en Barcelona, Stoichkov liquidaba a los vascos. Justo antes del descanso Quique Estebaranz consiguió el 1-2. Y tras la reanudación, primero Rocha y luego Pier, con la inestimable ayuda de Sanchís y Buyo, le daban la victoria al Tenerife y la Liga al FC Barcelona.

92/93: El reto del GRAN Johan al frente del FC Barcelona, una vez había conseguido la ansiada Copa de Europa, era encadenar una tercera Liga consecutiva, algo inédito en el palmarés del club azulgrana. La temporada comenzó de manera inmejorable. El primer clásico de la temporada se daba en la primera jornada. Victoria por 2-1 en el Camp Nou.

Posteriormente vendría un 1-4 en el Calderón con exhibición de Laudrup, Guardiola y Hristo Stoichkov como ejecutor.

Luis Enrique Real Madrid

Luis Enrique Real Madrid

Pero nueve meses de competición son muy largos y tras la prematura eliminación en la Copa de Europa la trayectoria del equipo comenzó a ser más irregular. A lo largo de todo el año hubo cierta alternancia en el liderato. El Deportivo de La Coruña comenzaba a mostrar sus cartas, durante 9 semanas se mantuvo líder, luego el Barça, de nuevo el Depor y otra vez los catalanes. El Madrid alcanzó el primer puesto por primera vez en la temporada en la jornada 35 y logró llegar líder a la última jornada.

Justo el miércoles previo, los blancos eliminaron en las semifinales de Copa al Barça en el Camp Nou. Un gol de Zamorano fue suficiente para superar el asedió al que fue sometido el Real Madrid. El domingo volvía a visitar al CD Tenerife de Jorge Valdano, mientras el Barça recibía a la Real Sociedad.

Esta vez los insulares necesitaban la victoria para alcanzar por primera vez plaza europea. En cambio, los donostiarras no se jugaban nada. En Tenerife los de Valdano se adelantaron con un gol de Chano. Stoichkov en los primeros minutos daba la tranquilidad necesaria para la tensa espera de las noticias desde las islas. Dertycia sentenciaba al Real Madrid que volvía a perder la otra Liga en Tenerife justo un año después.

Después del doble triunfo liguero de la Real Sociedad de San Sebastián, le tocó el turno al otro gran equipo vasco y otrora GRANDE de la liga, el Athletic Club. Con una espera de 27 años, tiempos aquellos de Gainza, Panizo y Zarra, los rojiblancos se proclamaron campeones de liga por dos veces y de manera consecutiva. Javier Clemente fue el encargado de dirigir la gabarra hasta buen puerto.

82/83: En una liga donde hasta cuatro aspirantes llegaron con opciones hasta las últimas cinco jornadas hubo que esperar hasta el último minuto para conocer su desenlace. A lo largo del año se habían estado alternando en la cabeza los cuatro equipos. Barça, Atleti, Madrid y Athletic.

Athletic Bilbao 82-83

Athletic Bilbao 82-83

En ese último mes de competición, culés y colchoneros cosecharon derrotas que les alejaron fatalmente del título. A la última jornada se llegaba con un Real Madrid líder con 49 puntos y Athletic Club segundo con 48 puntos. El gol average particular beneficiaba a los merengues (2-4 en San Mamés y 2-0 en el Bernabeu).

Así las cosas, los blancos visitaban el Luís Casanova donde al Valencia solo le valía la victoria y esperar para no descender. Por el contrario, los rojiblancos rendían visita al Insular canario. Los locales metidos de llenos en la supervivencia lo tenían mejor que los che. A Las Palmas le valía un empate para seguir en Primera. A los tres minutos se adelantaron los amarillos antes de que empatara Manu Sarabia.

En el minuto 39 de la jornada del 1 de Mayo del 83 se resolvió la Liga. Al mismo tiempo que Dani adelantaba al Atheltic en Las Plamas, Miguel Tendillo, central valencianistas, lograba el gol con el que los suyos ganarían el partido. Los de Clemente acabaron goleando por 1-5 y llevándose el título ante un Madrid que fue incapaz de hacer el gol que le hubiera valido.

83/84: En otra temporada con varios aspirantes, de nuevo hubo que esperar al final. Incluso a lo largo de la última jornada la alternancia en la cabeza fue dramática. En vez de dos fueron tres los aspirantes que llegaron con opciones al final de la Liga.

En las dos jornadas previas al final, los tres aspirantes, Athletic, Madrid y Barça no fallaron. Fueron sacando sus partidos con el esfuerzo propio de todos los finales de liga. De manera que llegaron a la última jornada con un Athletic líder con 47 puntos, el Real Madrid tenía los mismos pero el gol average particular perdido (2-1 en San Mamés y 0-0 en el Bernabeu) un punto de desventaja tenía el FC Bacelona.

Los rojiblancos recibían a la Real Sociedad jugándose plaza europea. Los blancos visitaban Sarriá con un Español como convidado de piedra. Lo peor le tocaba a los azulgranas que visitaban el Calderón ante un Atlético sin motivación deportiva. A los veinte minutos se adelantó el Athletic y antes del descanso Carrasco hacía lo propio para el Barça (1-2). A poco de comenzar el segundo tiempo el Español se adelantaba lo que certificaba el título para los de Clemente.

Mientras la grada de San Mamés festejaba, Uralde, delantero txuri-urdin empataba y el campeón pasaba a ser el FC Barcelona. La alegría duró solo dos minutos. Un gol del Buitre empataba en Sarriá y provocaba un triple empate que mandaba el título a Chamartín. Pero diez minutos después un gol de Liceranzu hacía inútiles los posteriores de Butragueño en Sarriá y la victoria culé en Madrid.

Así, el Athletic Club de Javi Clemente, arrebató la liga al Real Madrid durante dos años consecutivos en la última jornada.

El domingo conoceremos al campeón de liga 15/16. Después de nueve meses de competición y con alternativas varias, necesitaremos llegar al último minuto para saber quién es el campeón. Esto no es algo nuevo en el campeonato español. De hecho hace apenas dos años el Atlético y el Barça se jugaron la liga 13/14 en el último partido en el Camp Nou.

En esta ocasión, los litigantes son el FC Barcelona y el Real Madrid. En los últimos treinta años estas decisiones sobre la bocina no han beneficiado a los merengues como si lo han hecho a los culés.

Campeones Real Sociedad

Campeones Real Sociedad

Por no retrotraernos muy atrás vamos a comenzar este repaso a estos títulos en el último minuto a partir de la mítica década de los 80. Para ponernos en antecedentes debemos saber que el Real Madrid no tenía un rival a su altura en España. El Barça era ese club caótico e histriónico incapaz de hacerle frente al gigante blanco. Por otro lado, a nivel continental, los merengues hacía años que vivían de los recuerdos, de hecho en mayo del 81 habían perdido la final de la Copa de Europa que no levantaban desde el 66.

Aquel vacío de los barcelonistas, lo comenzaba a llenar una generación de futbolistas vascos que harían historia. Capitaneados por Arconada, la Real Sociedad de San Sebastián, había batido el récord de partidos invictos y el año anterior se había quedado con la miel en los labios.

En la pugna “REAL” entre los dos equipos, el gol average particular lo ganaban los donostiarras (1-0 en el Bernabéu y 3-1 en el viejo Atocha), de manera que el empate a puntos beneficiaba a los de Ormaechea.

Última jornada. Real Sociedad 44 puntos, Real Madrid 43 puntos. Los donostiarras visitan Gijón, séptimo, los madrileños Valladolid, duodécimos. Ninguno se juega ya nada.

Los partidos se juegan en estadios típicos de los ochenta. Césped en mal estado e irregular. Juego directo y aguerrido. Peor en Gijón donde la lluvia lo hacía todo más difícil.

El Madrid que ganaba en Pucela por 1-3 era virtual campeón ya que el Sporting derrotaba a la Real por 2-1. Con los blancos celebrando el título en el césped pensando que su rival había perdido, Zamora logró el gol del empate en el minuto 89 que mandaba el título liguero a San Sebastián por primera vez en la historia. Dejando a los madridistas con celebración y sin título.