Como cada año por estas fechas, el mundo del fútbol se convierte en un mercado bursátil donde, unos tiburones sin escrúpulos, colocan al mejor postor jugadores muy por encima de su valor real.
Hace demasiado tiempo que el deporte rey vive una burbuja especulativa. Traspasos multimillonarios, contratos abusivamente altos, derechos de imagen desorbitados. No es de extrañar que a muchas personas, ajenas a esta pasión, les chirríe, e incluso les ofenda, oír hablar de estas cantidades. Pero a muchos de los que nos encontramos inmersos en esta afición también nos resulta chocante.

Pogba ficha por el Manchester United

Pogba ficha por el Manchester United

ROMPIENDO EL MERCADO. Hace justo 20 años, también durante unos Juegos Olímpicos, el FC Barcelona hacía saltar el mercado por los aires. Desembolsó 2.500 millones de pesetas (15 millones de €) por un fenómeno, Ronaldo Nazario. Antes también había roto otras barreras, como los 100 millones por Cruyff en el año 1974, o los 1.000 millones por Maradona en el 82.
En todos los casos, se pagaba calidad, sin entrar a valorar si la calidad futbolística vale ese dinero, se pagaba por un perfil de jugador MUY DETERMINANTE de cara a conseguir títulos.

Portada de AS dedicada a Pogba

Portada de AS dedicada a Pogba

Como digo, la operación Barça-Ronaldo-PSV, levantó una polvareda al instante. Acusaciones de inmoralidad, de locura, de indecencia, copaban las portadas deportivas. Pero el mercado ya nunca sería igual. Un año después, el Inter de Moratti con el patrocinio de Pirelli, doblaba la cantidad para hacerse con los servicios de brasileño. Sus representantes se embolsaron un 10% cada uno de cada una de las operaciones. Es decir, de aquellos dos traspasos, 800 millones de pesetas iban en comisiones para dos tipos que no exponían lo más mínimo.
MODELO FLORENTINO. La llegada del siglo XXI vino de la mano de Florentino Pérez y su proyecto económico-deportivo (importante el orden de las palabras para priorizar las actividades).
Su primer bienio de mandato se caracterizó por la era galáctica. Figo, 60 millones de €, Zidane, 70 millones de €. Dos futbolistas de calidad contrastada a precios desorbitados.

Ronaldo Nazario en el Barcelona

Ronaldo Nazario en el Barcelona

Durante su segundo mandato, fichó a Kaká por 60 millones de €, cuando unos años antes, y siendo un prometedor jugador, no lo hizo porque su nombre no era comercial…
En la actualidad, el motivo principal para un fichaje es el VENDER CAMISETAS. Entendiendo esto por la negociación de todos los patrocinadores del club de otra manera sería imposible. Una camiseta cuesta unos 100 € (en la Europa occidental), el margen de beneficio no es el 100%, de ese margen el club no se lleva el total, una parte es de la marca. Y hay que tener en cuenta que en el mercado asiático se consigue la misma prenda (calidad y acabado) un 75% más económica, de manera que, ¿cuántas camisetas tiene que vender un club para amortizar un fichaje?
Los presidentes (dueños) de los clubes son propietarios de otras empresas, de manera que en algunos casos se hacen operaciones estratégicas de cara a la otra actividad del magnate.

La operación James por el Madrid, un equipo que tenía más que cubierta la demarcación del jugador colombiano, tiene mucho de guiño publicitario al país cafetero donde ACS tenía varios proyectos por conceder.

Presentación Luis Figo Real Madrid

Presentación Luis Figo Real Madrid

PRODUCTO DE MARKETING. El fichaje de Paul Pogba por el Manchester United por 120 millones de E (20.000 millones de pesetas), no es una operación deportiva sino económica. El francés fue Red Devil en su juventud y fue desechado porque deportivamente no aportaba nada nuevo. Se marchó a Italia, en la actualidad un fútbol menor, donde la Juve, su destino, lo ha ganado todo sin despeinarse en el último lustro.
Pogba no deja de ser un producto de marketing. Su físico, su peinado, su estética, y ahora, su valor de mercado, todo es un diseño. Durante la Eurocopa no ha aportado más que Kanté o Sisoko. No ha estado a la altura de su supuesta calidad. Con su equipo, la Juventus, tampoco tiene ninguna actuación memorable. Eso sí, pasará a ocupara todas las vallas publicitarias de Inglaterra y algún que otro anuncio.
¿Quién no recuerda aquel anuncio de Pirelli donde Ronaldo encarnaba al cristo del corcovado con la planta del pie recauchutada como un neumático? La potencia sin control no sirve de nada… era el lema.

El último GRAN 7 ha logrado mejorar su legado, tanto en Manchester como en Madrid. El portugués Cristiano Ronaldo ha tenido el reto de heredar los 7 de dos de los equipos más importantes del mundo. En ambos casos ha logrado superar las alargadas sombras de sus predecesores.
EL ÚLTIMO DE SU ESTIRPE. Es curioso como cada país da un perfil de jugador determinado, muy marcado en las canteras de ciertos equipos. Si el Barça es el referente español del fútbol base, con la demarcación del 4 como piedra filosofal del sistema, en Portugal quien marca el paso es el Sporting y sus extremos.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo

Desde Futre a Cristiano hay todo una estirpe de extremos (unos con más calidad que otros). Cuaresma, Simao y Figo, posiblemente forma junto a Cristiano y Eusebio el trío de oro luso, han tenido muchas cosas en común. El número 7, su paso por el Barça y una habilidad innata para el uno contra uno. Todos criados en el SCP.
Cristiano, nacido en Madeira dio el salto a la capital peninsular siendo un crio para ingresar en la academia de los leones. En Alvalade no tardó en llamar la atención de los técnicos y desde muy joven accedió al primer equipo. Prácticamente sin sudar la histórica camiseta verdiblanca el Manchester de Ferguson se lo llevó a Old Trafford. Dicen que fue el propio Scholes quien se sentó frente a Sir Alex, tras un partido de los Red Devils frente al Sporting, para convencerle de la contratación del portugués.

Los siete

Los siete

DIGNO HEREDERO DE BEST. Cristiano, es un fuera de serie, sólo Messi le observa desde los cielos (esto me ha salido del alma, jajaja). En Inglaterra su adaptación fue inmediata. Con unas condiciones físicas dignas de un atleta y un descaro fuera de lo común, se enfundó el mítico número 7 de Best. No le pesó lo más mínimo y se coronó como nuevo ídolo de la afición. Con una gran cantidad de goles, un Balón de Oro y la Champions del 2008, era digno heredero del quinto Beatle.
Con el Barça de Guardiola ganándolo todo y Messi coronándose como el mejor, Florentino Pérez tiró de chequera para hacerse con el fichaje más caro de la historia (hasta ese momento). CR llegó al Madrid con la difícil doble tarea de; rebatir el domino de Messi y mantener, al menos, el listón goleador de Raul.

Celebración Gol de Cristiano

Celebración Gol de Cristiano

Si bien la primera, se antoja misión más que difícil (por no decir imposible) en la segunda no ha defraudado. En seis meses había amortizado deportivamente los 90 millones de € de su fichaje. En el tiempo que lleva en Madrid ha superado todos los registros goleadores conocidos. Los históricos del club, tanto en general como separados en liga, copa y Champions, los 38 de Hugo, el record de goles de la Quinta, los…. podríamos seguir.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo

ICONO DEL SIGLO XXI. Como todos los dorsales que hemos estado viendo, CR 7 también es un icono social de nuestra época.
En este momento en que cualquier imagen corre por las redes sociales como la pólvora convertida en spot publicitario, Crisitano es un hombre anuncio. Todo lo que hace, todo lo que viste o todo lo que grita es utilizado para vendernos algo.

Icono de moda CR7

Icono de moda CR7

En lo estrictamente deportivo, acabará siendo el mejor goleador, puro y duro, de la historia. Sus números son escalofriantes, superando a gente como Ronaldote (muy mermado por aquella inoportuna doble lesión de rodilla), Raymond Koppa, Puskas o Müller.
Nunca antes habíamos vivido una competencia tan brutal por el cetro mundial de mejor jugador. Contra la calidad y genialidad de Messi, Crisitano argumenta su competitividad, condiciones físicas e incontestables cifras goleadoras. Si Leo sublimó el 10, CR es el último 7.

Hace un tiempo, escribí un artículo en esta página en el que hablaba de la distinta forma en que evoluciona el fútbol desde un punto de vista táctico y el punto de vista del jugador.
A nivel colectivo se ha evolucionado en zig-zag, es decir, los equipos han ido contrarrestando las corrientes ganadoras. A lo largo de los años se han ido sucediendo, casi de manera alternativa, el juego vistoso con el resultadismo. Al Madrid de Distefano le siguió el “catenacio” de Helenio Herrera, luego llegó el Brasil de Pelé y el Ajax de Cruyff. Vuelta a los orígenes con el fútbol alemán y la poca elaboración británica, etc.. Solo tenemos que echar un vistazo a la última Eurocopa para ver el último cambio de estilo.

Golazo de Messi en Champions

Golazo de Messi en Champions

A nivel individual, la evolución es más lineal. Desde Distefano hasta Messi, el jugador individual ha ido siendo más hábil, más táctico, más potente, más, más, más… De manera que, salvando las diferencias propias de cada jugador, podríamos decir que Leo es la evolución 5.0 de Don Alfredo.
SENTADO A LA DERECHA DEL PADRE. Dando por buena la afirmación anterior, el argentino del Barça es una mejora de la última especie, la de Maradona. Es verdad que las críticas más feroces son aquellas que achacan la falta de títulos de Messi con la albiceleste, pero por el contrario nadie habla que Diego a nivel de clubes nunca estuvo a primerísimo nivel. Si Diego es D10S, Leo se sienta a su diestra.

Maradona vs Messi

Maradona vs Messi

La historia de Messi en Barcelona es más que conocida. En busca de un plan de crecimiento que los grandes argentinos le negaron, el Barça crió en su cantera a un jugador excepcional que ha llegado a ser EL QUINTO GRANDE. Su crecimiento como futbolista no ha parado desde que alcanzó el primer equipo con Rijkaard de entrenador.
Al cuidado de Ronaldinho, Leo consiguió su cuota de protagonismo en la Champions de 2006 en París, pero su temporada de consagración fue la 08/09.

Lionel Messi

Lionel Messi

PEP, SU ÚLTIMO CUIDADOR. La llegada de Guardiola al banquillo azulgrana fue definitiva para que Messi alcanzara las cotas de excelencia que le vimos. Como si fuera un jardinero, Pep limpió de “malas hierbas” el Camp Nou para que el árbol Messi creciera alto y fuerte.
Ante la ausencia de Dinho y Deco, los galones del vestuario los heredaron Xavi, Iniesta y Messi, que rendían cuentas al capitán general, Puyol. El entrenador confeccionó un ambiente adecuado al argentino y le propuso una idea de juego en la que se (nos) divertiría (mos) de lo lindo.

Stats Messi vs Maradona

Stats Messi vs Maradona

Nos pusimos el cinturón, como el míster avisó en su presentación, y durante los siguientes años Messi se convirtió en Maradona durante más tiempo que el propio Diego, definición esta de FIEBRE MALDINI. Regates, paredes, pases, goles. Todo el virtuosismo de los más grandes para gozo y disfrute de un mundo que se frotaba los ojos.
Las hazañas de Messi, adornadas además con tres Ligas y dos Champions, en el trienio 2008-2011, se pueden considerar la sublimación del dorsal número 10.

Tras su calvario en Barcelona, con enfermedad, lesión y multitud de encontronazos con todo y con todos, Maradona acabó recalando en Italia. No fue a parar ni a Juve, ni a Inter, ni a Milán.
El modesto SSC Napoli, pagó el multimillonario traspaso de la estrella argentina. La financiación de la operación siempre estuvo en vuelta en todo tipo de rumores, pero nadie se atrevió a señalar directamente a ningún sitio.

Presentación de Maradona en el Napoles

Presentación de Maradona en el Napoles

VUELTA A SUS ORÍGENES. Diego Maradona creció en una pequeña ciudad al sur de Buenos Aires (tengo la sensación de toda Argentina es Buenos Aires), muy humilde. Como en todos estos casos, miembro de una familia muy numerosa, desde muy niño comenzó a explotar su don futbolístico en la calle.
Su paso al profesionalismo y llegada a las grandes ciudades, Buenos Aires primero y Barcelona después, no le sentaron nada bien a su tren de vida. No supo adaptarse a un hábitat que le ofrecía de todo sin medida ni control.
Su llegada a Nápoles, una ciudad más cercana a su perfil, fue multitudinaria. Fue recibido como honores de jefe de estado, la población le acogió como a un libertador contra la tiranía futbolística y social del Norte, más rico y poderoso que el Sur.
Recuerdo que durante su presentación, en el estadio San Paolo, por las calles se organizó un cortejo fúnebre con tres ataúdes, con los escudos de los tres grandes, Juve, Inter y Milán.

Maradona en el Napoles

Maradona en el Napoles

LA REVOLUCIÓN NAPOLITANA. Apenas dos años antes de la llegada de Diego a Nápoles, el equipo no había pasado de la media tabla. Su primer año no fue excesivamente bueno, el equipo no pasó de la séptima plaza. Al año siguiente, Maradona tiró de los suyos alcanzando un esperanzador tercer puesto, meses antes de conquistar el campeonato del mundo en México´86.
A su vuelta, las tropas napolitanas con un Maradona en la cima del mundo al frente, puso rumbo al norte dispuesto a asaltar un título que nunca antes habían conseguido. Digo, al igual que había hecho con su selección, logró hacer campeón a un equipo, históricamente condenado a doblegarse al poder de los “grandes capos” del calcio.
Bajo su dirección el SSC Napoli fue uno de los grandes animadores del calcio. Entre la temporada 85/86 y la temporada 89/90 logró dos scudettos y una Copa de la UEFA, además de dos segundos puestos y un tercero. En marzo del 91, después de un partido frente al Bari, Maradona dio positivo por cocaína, ese fue su final.

Maradona en el Napoles

Maradona en el Napoles

EL NÁPOLES SIN DIEZ. Diego Armando Maradona, en Nápoles, son palabras mayores, el pueblo le sigue teniendo en un pedestal. En las calles hay grafitis con su imagen y el propio club retiró el número 10 de sus equipaciones. Nadie está a la altura de esa camiseta.
Durante las semifinales del mundial de Italia´90, entre la anfitriona y la albiceleste, el escenario fue el coliseo napolitano de San Paolo. La grada estuvo dividida, unos querían que ganase la azzurra, pero otros, muchos otros aficionados, estuvieron apoyando a su ídolo Maradona. Al final, Argentina derrotó a Italia en la tanda de penaltis y Nápoles lo celebró enfundada en una camiseta con el número diez, el 10 del pueblo.

 

 

Antes de llegar al cielo del fútbol, Diego Armando Maradona, pasó por un auténtico infierno. Debutó en la primera división argentina con 16 años en las filas de Argentinos Jrs. antes de fichar por el club de sus amores, Boca Juniors. Con los “xeneizes” comenzó a asombrar al mundo y consiguió que Europa se fijara en él. Como casi siempre, Barça y Madrid se las tuvieron tiesas por él. Pero los culés, mucho más necesitados de referentes que les guiasen, pagaron más.

Diego Armando Maradona en el Boca Juniors

Diego Armando Maradona en el Boca Juniors

MIL MILLONES DE PESETAS. Hoy, esta cantidad para un jugador de tal nivel es casi irrisoria y mucho más si hacemos la conversión de monedas, 6 millones de €. Pero si nos situamos en la España de 1982, recién entrada en democracia y con una economía por los suelos, la cantidad casi sería insultante. Por hacernos una idea, Mijatovic costó al Madrid la misma cantidad 14 años después.
El FC Barcelona, que tenía periódicas caminatas por el desierto, dio por bien empleado aquel despilfarro y se frotó las manos ante lo que presumía debía ser una época dorada. Nada más lejos de la realidad.

Diego Armando Maradona en el Barcelona

Diego Armando Maradona en el Barcelona

El rendimiento del argentino estuvo muy por debajo de lo esperado. Su edad, su díscola vida personal, su séquito y las lesiones truncaron lo que debía ser una relación de amor.
DESCENSO A LOS INFIERNOS. De entrada, contrajo hepatitis a los pocos meses de llegar a Barcelona. Los rumores de las causas fueron muchos y variados, aunque todos apuntaban a su gusto por los placeres de la noche. Estuvo en el dique seco tres meses.

Diego Armando Maradona vs Goikoetxea

Diego Armando Maradona vs Goikoetxea

A la temporada siguiente, se cruzó en su camino el Carnicero de Bilbao, despachando de un hachazo su tobillo izquierdo. La entrada es de una violencia impropia de un profesional. Aun así, el colegiado no la consideró de expulsión, aunque ante la presión mediática desde Barcelona, Goico fue sancionado y perdonado poco a poco con reducción de la pena.
Su despedida del club fue esperpéntica. En la misma temporada en que se había producido la lesión, Athletic y Barça jugarían la final de Copa en el Bernabéu. Con el ambiente caldeado por ambos bandos y el temor de que la reaparición de Diego fuera efímera, ya que los bilbaínos le tenían más ganas que nunca, el partido acabó como el rosario de la aurora. La multitudinaria pelea final fue el epílogo de Maradona en el FC Barcelona. Fue el particular infierno de D10S.

Dicen que nunca segundas partes fueron buenas, pero en el caso que nos ocupa habría que aplicar aquello de que toda regla tiene su excepción. Una vez que Pelé convirtió el número 10 en icono, el número quedó reservado para LOS MEJORES. Fueron muchos los jugadores de calidad suprema los que lo portaron, Zico, Platiní, Gullit o, el “buen amigo” de Juan José Santana, Lothar Matthaus.
Pero hubo uno por encima de todos que estuvo a la altura del original. Diego Armando Maradona fue el 10 argentino por excelencia y CUARTO GRANDE DE LA HISTORIA. No pretendo entrar en el debate de quién era mejor, siempre me he definido maradonista. Lo que no cabe duda es que fue un digno heredero del 10 de Pelé.

Diego Armando Maradona

Diego Armando Maradona

Maradona fue el jugador de dibujos animados con el que crecimos los niños de los años 80. Un futbolista con una habilidad innata, sobrenatural y sobrecogedora. En una época dónde los árbitros eran más amigos de los carniceros que de los artistas, Diego logró salir con vida (de milagro) aunque con cicatrices imborrables.
D10S DESTRONA A O REI. México ha tenido la suerte de presenciar dos de las mejores citas mundialistas de todos los tiempos. En el año 70 el Brasil de Pelé se coronó como el mejor equipo de la historia. Dieciséis años después asistió a la actuación individual más memorable jamás vista.
Maradona era el líder de un equipo poco conocido, pero con un sacrificio extraordinario. El 10 cubría todas las carencias del grupo. Hacía jugar al equipo, regalaba goles a sus compañeros y resolvía, de manera artística, cuando las cosas se ponían feas.
El 22 de junio de 1986, en el Estadio Azteca de México DF, ante más de 100.000 espectadores y millones ante el televisor, Maradona accedió al trono del fútbol sucediendo a Pelé.

Diego Armando Maradona

Diego Armando Maradona

La ETERNA jugada de Diego, superando a tanto rival inglés como salía a su paso, para acabar logrando EL MEJOR GOL de la historia, narrado de manera épica por Víctor Hugo Morales, es su particular ceremonia de coronación.
Por supuesto, Maradona levantó el campeonato del mundo, y desde ese momento pasó a ser la vara de medir y comparar. Ya nadie recurríamos a Pelé para comparar las acciones futbolísticas. Ahora los goles eran maradonianos, los niños en las calles, ese termómetro infalible, querían ser Maradona. Una vez el argentino superó al brasileño, se comenzó a buscar el sucesor de Diego.
Si el 10 de Pelé es un icono del fútbol, Maradona lo elevó hasta la categoría de deidad. Así nació el 10 de D10S.

Una vez ha terminado la Eurocopa y el fútbol de competición tardará en llegar un mes, vamos a iniciar una serie veraniega. El año pasado montamos una secretaria técnica en la que fichamos a lo “mejorcito” de cada casa. Este año vamos a hablar de aquellos jugadores que convirtieron sus dorsales en un símbolos.
La numeración en las camisetas se comenzó a utilizar en el primer cuarto del siglo XX. Su principal función era la de identificar y colocar posicionalmente al jugador. Sería muy largo hablar de toda su evolución, así que nos vamos a centrar en quienes fueron los que hicieron de sus dorsales símbolo de un equipo.

Edson Arantes do Nascimento "Pelé"

Edson Arantes do Nascimento “Pelé”

EL ICONO PELÉ. Edson Arantes Do Nascimento, Pelé, para muchos (nuestro amigo Quique) es el mejor jugador de todos los tiempos, yo discrepo y ya hablaremos de eso. Lo que no cabe duda es que Pelé es el mayor icono de la historia del fútbol.
Tanto es así, que desde su aparición, su número quedó definido como el del mejor del equipo. Hace mucho tiempo leí un reportaje en la revista DON BALÓN que se titulaba; EL 10, EL NÚMERO DE LOS JUGADORES QUE PIENSAN. En la revista se hacía un repaso a todos los cerebros que llevaban el número 10 a su espalda. Esto nació con el mito Pelé, sin duda.
EL 10 DE BRASIL. Como he dicho, Pelé convirtió el número 10 en el dorsal que debía portar el mejor de cada equipo. Y es que su legado al fútbol es de los más impresionantes de la historia.
Asombró al mundo en el mundial de Suecia´58, cuando con tan solo 17 años acabó siendo la estrella del campeonato, primero de los tres que ganaría como líder de la “verdeamerelha”.

Edson Arantes do Nascimento "Pelé"

Edson Arantes do Nascimento “Pelé”

O Rei, era un jugador completísimo muy adelantado a su tiempo, en cuanto a habilidad y visión de juego, todo acompañado con unas condiciones físicas espectaculares. En el mundial de Chile´62, Brasil hizo doblete mundial. En Inglaterra, la defensa portuguesa fue a por él y le lesionó de cierta gravedad con lo que Brasil se volvió a casa muy mermado sin su participación.
LOS CINCO 10. Tal era la influencia del número 10 en Brasil que el equipo que se presentó en México´70 fue conocido como el de los cinco dieces, ya que juntaron a un quinteto de jugadores con garantías más que suficientes para llevar el peso de esa camiseta.
A día de hoy, todos los equipos del mundo reservan ese número para el mejor jugador de la plantilla, el encargado de tirar del carro, de resolver, de guiar a sus compañeros. Por supuesto, no todos los dieces son igual de buenos.
Sin duda alguna, la camiseta que más pesa de todo el fútbol mundial es el 10 de Brasil, el 10 de Pelé.

Desde hace varios años, la competencia Messi-Crisitiano acapara todo el fútbol mundial. La carrera por el Balón de Oro comienza a primeros de cada año y hasta el mes de noviembre, cada uno va aportando a su candidatura los méritos pertinentes.
Este año no será menos. Además de las competiciones de clubes han coincidido los títulos continentales de selecciones. En el primer apartado, el argentino esgrime otro doblete con participación determinante en ambos. El portugués aporta la consecución de la Champions, si bien es verdad, que durante el último mes, no tuvo la incidencia que suele tener habitualmente.

Cristiano Ronaldo y Lionel Messi

Cristiano Ronaldo y Lionel Messi

Una lesión muscular en un partido de liga le hizo llegar muy justo y su aportación durante la final se reduce (casi exclusivamente) a un penalti en la tanda.
A nivel selecciones la cosa es algo distinta. O muy distinta, según se mire. En Estados Unidos, el 10 argentino tuvo una participación intermitente pero determinante. Es decir, no jugó todos los partidos, fue reservado, pero cada vez que saltó al campo fue para resolver la papeleta de su selección.
En Francia, el 7 portugués jugó todos los minutos disponibles aunque su actuación fue irregular. Durante los dos primeros partidos (Islandia y Austria) rindió muy por debajo de su nivel. Frente a Hungría y con su equipo sacando billete para Lisboa, anotó dos goles que anulaban la reserva.
A medida que avanzaban las dos competiciones continentales, el combate a los puntos lo ganaba claramente el argentino. Hacía y regalaba goles con la misma facilidad con la que se lanza un micrófono a un lago. Las críticas se cebaban con Cristiano y con el mal juego de Portugal que pasaba rondas con más suerte que calidad. Hasta semifinales, frente a Gales CR7 volvió a aparecer durante medio tiempo para abrir el camino hasta la final.
Para entonces, Leo Messi había vuelto a perder otra final con su selección y con ella su renuncia a la selección conmocionaba al país sudamericano, necesitado de dioses futbolísticos.

Cristiano Ronaldo Euro 2016

Cristiano Ronaldo Euro 2016

En EL PARTIDO, el capitán luso sufrió una entrada de Payet que le provocó una lesión fatal para su continuidad. Con setenta minutos (más la prórroga) por delante, Cristiano no jugaría la final de la Eurocopa. La imagen del crack madridista llorando sobre el césped ablanda el corazón de los más duros, hasta el punto que el triunfo final se asocia a su imagen doliente.
No vamos a negar a estas alturas quien es Cristiano Ronaldo, ni su calidad, ni su competitividad. Incluso aceptando el argumento de mi buen amigo Santana, de que sin su presencia Portugal no hubiera ganado (algo tan indemostrable como verosímil), no podemos dejar de reconocer que ha rendido muy por debajo de su nivel.

Messi Copa America

Messi Copa America

De hecho, la mala Eurocopa que hemos visto se debe a que los grandes cracks no han estado a la altura de sus posibilidades.
Hace unos años, CR ganó un balón de oro por su buena actuación en la repesca mundialista de Portugal ante Suecia, olvidando que se veía en esa situación porque durante la fase de clasificación no había estado tan bien. Quién sabe si las lágrimas por no poder jugar no sirvan para olvidarnos de su irregular actuación durante el mes anterior. Y es que LO QUE NO MATA ENGORDA.

Se acabó la Eurocopa Francia´16 y es momento de analizar el torneo. La UEFA modificó el sistema de competición para dar cabida a 24 selecciones. Entiendo, como ya he comentado en alguna ocasión, que el cambio geopolítico europeo demanda una actualización del fútbol. La adhesión de nuevas federaciones al organismo europeo obliga a este a satisfacer a todas ellas, por no hablar de los beneficios que genera este negocio en derechos televisivos. A más partidos más superávit, sobre todo con las audiencias que se manejan.
Creo que el número perfecto son 16 selecciones. Con el actual sistema de competición hay que recurrir a los mejores terceros para cuadrar la fase de octavos de final lo que perjudica, en mi opinión, el nivel cualitativo. Incluso me plantearía volver a los orígenes.
Meter la fase clasificatoria en un año, en vez de en dos como hasta ahora, después jugar una fase eliminatoria a doble partido en el siguiente año y clasificar para la fase final en un país anfitrión a 8 selecciones divididas en dos grupos, con semifinales y final como hasta el 92. Entiendo que esto choca frontalmente con el plan económico que comento más arriba.

Once Ideal Euro 2016

Once Ideal Euro 2016

EL GANADOR. Pues la Portugal de Cristiano se proclamó campeona de Europa, paradójicamente sin la participación de su gran estrella. No menos paradójico es que conquiste el título este año, cuando peor ha jugado.
En el 96 fue eliminada, contra pronóstico, por la sorpresa del torneo, Rep. Checa, cuando la generación de Figo, Baia y Rui Costa apuntaban directamente al título. En 2000 protagonizaron una de los grandes partidos frente a Francia en semis. Un gol de Zidane de penalti les apartó.
Y en 2004, fue Grecia la que les negó, en una final jugada en Lisboa con toda una fiesta organizada para celebrar un título que nadie dudaba que ganarían. Este año, cuando menos han brillado han hecho historia.

 

Portugal de celebración

Portugal de celebración

LA ESTRELLA. No se puede decir que haya habido un jugador al que catalogar de estrella. El gran aliciente era CR, pero su participación ha sido muy irregular, apareciendo puntualmente en dos partidos. La lesión a los 25 minutos le apartó de disfrutar del triunfo desde el césped.
Griezzman acaba como pichichi, pero el hecho de no ganar nos deja una sensación agridulce sobre el futbolista atlético. Por último, Hazard e Iniesta han sido perjudicados por las tempranas eliminaciones de sus equipos, pero sin duda, han protagonizado las mejores actuaciones individuales del campeonato.
LA GLORIA DE LOS MODESTOS. En el deporte, más allá del resultado, hay momentos de gloria particular que lo engrandecen. Todos hemos visto esas imágenes de la atleta desfachecida pero entrando en meta. Su gloria no estaba en ganar sino en el esfuerzo de terminar. En el fútbol podemos encontrar situaciones similares a poco que lo miremos con otros ojos más benévolos que los de los resultadistas.
Que Albania haya podido jugar este torneo, tiene mucho de esfuerzo en la sombra de su entrenador Paolo Di Biasi. Un trabajo que comenzó en 2011 cuando se hizo cargo de un equipo “comparsa” y lo ha llevado a competir con el mejor elenco del planeta fútbol cinco años después. Nadie se acordará de ellos dentro de un mes pero su participación tiene una importancia vital en que el FÚTBOL siga hacia delante.

Portugal ganadora Eurocopa 2016

Portugal ganadora Eurocopa 2016

Lo de Suiza tiene que ver con su idea de juego. Al final, no llegaron más lejos que otros equipos que jugaban peor, pero la satisfacción de hacer las cosas bien aunque no ganes está por encima del resultado, que desde su clasificación sabían que no llegaría más allá del cruce de octavos. Les ha faltado calidad en ciertas zonas del campo pero de seguir insistiendo sobre ese ideal no los descartaría a medio plazo. En Holanda, antes del año 70 el deporte principal era el béisbol, luego llegó Rinus Michels y se convirtieron en referencia mundial.
La épica corrió por cuenta de ISLANDIA. Al igual que Albania nunca se habían visto en algo similar. Su población apenas da para un partido de soltero contra casados, pero aún así ha escrito la página más espectacular del torneo. Con un gol en el último minuto ante Austria consiguió sobrepasar a Portugal. Luego puso en evidencia al fútbol inglés derrotándolo en octavos de final. Su participación es un ROTUNDO ÉXITO.
Por último, Gales cabalgó a lomos de Bale hasta las semifinales donde les apeó Portugal. Hasta allí su actuación, sin ser brillante (como la de ninguna), fue intensa. Con una idea muy rudimentaria, pasaron delante de Inglaterra en el grupo, superaron a Irlanda del Norte en octavos y a Bélgica en cuartos.

Iniesta y Modric

Iniesta y Modric

DECEPCIONES. En primer lugar la propia competición con Portugal como gran ejemplo. El fútbol conservador y poco valiente ha sido el gran triunfador. La falta de gol de los equipos ha sido determinante y las defensas han impuesto su criterio. Alemania, generó muchas más ocasiones que Francia en semifinales, pero les condenó la falta de acierto.
España. Después de levantar muchas expectativas nos dimos de bruces con la cruda realidad. Croacia nos ganó en un extraño partido cuando lo teníamos todo a favor. El no gestionar bien el resultado, con una ansiedad impropia de nuestros jugadores nos condenó a un partido a cara de perro contra Italia.
Los transalpinos saldaron las deudas contraídas en los últimos años con una intensidad y un planteamiento que nos descolocó por completo. Todo acabó afeado por las miserias de un vestuario que necesita abrir la puerta y oxigenarse.
Cristiano Ronaldo. A pesar de levantar el título no se puede decir que haya sido su mejor participación. No ha llegado en su mejor momento de forma. La temporada en el Madrid le ha exigido hasta días antes de la cita con su selección ya que la final de la Champions se jugó 12 días antes del comienzo de la Eurocopa. Su equipo ha estado esperando su gran actuación que finalmente no ha llegado. Al igual que Messi, Cristiano no rinde al mismo nivel con su selección que con su equipo.

Decepción selección española

Decepción selección española

FRACASO. Fracaso mayúsculo el inglés. Como comenté en su día, el fútbol más caro del planeta fue derrotado por otro semi profesional, lo que debería a replantear a los dirigentes hacia donde caminan. Inglaterra es favorita tradicional, ya que deportivamente es una selección menor. Desde 2002 no cuenta con una selección con ciertas garantías y en aquella ocasión se cruzó con el último gran Brasil, el de la triple R. Este año comenzaron con un buen fútbol y acabaron naufragando ante un iceberg.
CAMBIO DE ESTILO. Pues a estas alturas, prácticamente todos tenemos asumidos que estamos viviendo un cambio de estilo en la idea futbolística.
A lo conseguido por Cholo Simeone en los últimos años con el Atlético hay que unir este año la hazaña del Leicester en la competición más cara del mundo, la Premier. Así las cosas, la final de la Eurocopa fue un partido poco vistoso, donde Sisoko y su despliegue físico se impuso a la calidad de Renato Sánchez.
El famoso tiki-taka impuesto por España desde 2008 ha dejado paso a una idea más física y sacrificada. TODAS LAS MANERAS DE JUGAR, son perfectamente válidas, sobre todo cuando se acompañan de resultados, pero yo seguiré prefiriendo una buena elaboración a un juego directo.

 

Pues en la segunda semifinal de la Eurocopa, dos de las principales favoritas al título han dirimido sus diferencias. Los anfitriones se han impuesto a una de sus bestias negras y se plantan en la final del domingo. Los actuales campeones del mundo no han sabido reponerse al gol justo antes del descanso y se demuestra que el círculo virtuoso de la selección española tiene mucho más mérito del que parece.

Allez la France

Allez la France

GUERRA DE ESTILOS. Uno de los grandes enfrentamientos entre Francia y Alemania se disputó en el Ramón Sánchez Pizjuán y fue una de las semifinales del mundial 82. En aquella época el fútbol alemán era un despliegue físico que acaba imponiéndose por aplastamiento. Juego directo y físico, que según contaba la leyenda haría un gol al tercer bostezo. Por el contrario, una de las mejores generaciones francesas de la historia, la de primeros de los años 80, fue conocida por su idea futbolística. Aquel fútbol de salón que enamoró a medio mundo.
Hoy, treinta años después, las tornas han cambiado y los alemanes son los que proponen y los franceses los que miran al marcador. A lo largo de toda esta Eurocopa, los galos han vivido muy mal con el peso del partido. Sus enfrentamientos ante rivales menores (si exceptuamos a Islandia, equipo semi profesional) han sido muy sufridos y con victorias pírricas. Rumania, Albania, Suiza o Irlanda del Norte la pusieron en evidencia.
Alemania, aún sin toda la continuidad necesaria, ha sido la selección que mejor ha jugado (entendiendo esto como juego elaborado). Pero hoy, el fútbol físico y resultadista francés se ha impuesto al asociativo y atrevido alemán.

Francia vs Alemania

Francia vs Alemania

FRANCIA SALE FUERTE. Los anfitriones, conocedores de su inferioridad técnica han salido del vestuario con la idea de asustar durante el primer cuarto hora. Así ha dispuesto de un par de ocasiones antes de que Alemania impusiera su ritmo y su juego. Los campeones del mundo han generado numerosas ocasiones en el primer tiempo que no han sabido materializar.
Francia agazapada y pasándolo mal. Con un centro del campo hipermúsculado, como viene siendo habitual, con Sisoko, Matuidi y Pogba. Tratando de salir a la contra, en una de estas Giroud se ha plantado en la frontal del área con toda la ventaja pero la falta de ideas le condenó.
Cuando Francia pedía la hora y Alemania se veía superior, Swanstaiger ha cometido una imprudencia temeraria al tratar de defender un centro con el brazo en alto. Griezzman, la estrella francesa, no ha perdonado y ha puesto a su equipo en ventaja segundos antes de ganar el túnel de vestuario.
GOLPE DEFINITIVO. En el segundo tiempo, el partido ha tenido el mismo guión, pero con una Alemania menos lúcida. Poco a poco ha ido jugando más con la ansiedad de ganar que con la prioridad de empatar. Francia se ha ido sintiendo cada vez más cómoda y ha asestado el golpe definitivo.
Una jugada muy mal defendida dentro del área ha supuesto el segundo gol de Griezzman, convertido ya en ídolo local, y carta de presentación a la futura lucha por el Balón de Oro.

Selección Francesa

Selección Francesa

CAMBIO DE ESTILO. El estilo de toque, juego asociativo y vistoso, nació hace 8 años en Austria. La selección de Luís ganó de manera brillante el título continental, luego vendrían el Barça de Guardiola, y se prolongaría con el Mundial´10, la Eurocopa´12 y el Mundial´14, ganado por Alemania como digno heredero de nuestro legado futbolístico.
En este torneo, el cambio de estilo está siendo un hecho. Los equipos que mejor han ido jugando han sido superados y contrarrestados por otros con una idea más resultadista. Haciendo de la contra su razón de ser y de los sistemas defensivos una religión.
Desde hace unas temporadas, el Atlético del Cholo está siendo el modelo para combatir el tiki-taka, pero es que hoy, Francia ha terminado jugando con una línea de centrocampistas formada por Sisoko.Matuidi-Pogbay Kanté. Este último en detrimento de Payet (uno de los argumentos más ofensivos) y cuando el partido aún no estaba cerrado.

Selección Francesa celebrando el triunfo

Selección Francesa celebrando el triunfo

LA FINAL. En la final se enfrentarán dos equipos con una idea similar, incluso con una trayectoria parecida. Equipos a los que se les presume calidad pero que han preferido renunciar a ella a favor de un juego más rácano en busca de un gol que valiese el partido. A lo largo de la competición han generado dudas que los resultados se han encargado de disipar. Se han encontrado más cómodos ante rivales superiores que inferiores.
Cristiano y Portugal están ante una oportunidad única de ganar algo que el fútbol les debe desde 2004 cuando perdieron, contra pronóstico, la final de su Eurocopa. Francia está a tiempo de reivindicarse como equipo ganador alejado de su pasado más reciente, recordado por un derroche de calidad que a día de hoy no se ve. Y en medio de todo esto, CR y Griezzman en un duelo por sumar méritos hacia el Balón de Oro.