Como cada año por estas fechas, el mundo del fútbol se convierte en un mercado bursátil donde, unos tiburones sin escrúpulos, colocan al mejor postor jugadores muy por encima de su valor real.
Hace demasiado tiempo que el deporte rey vive una burbuja especulativa. Traspasos multimillonarios, contratos abusivamente altos, derechos de imagen desorbitados. No es de extrañar que a muchas personas, ajenas a esta pasión, les chirríe, e incluso les ofenda, oír hablar de estas cantidades. Pero a muchos de los que nos encontramos inmersos en esta afición también nos resulta chocante.

Pogba ficha por el Manchester United

Pogba ficha por el Manchester United

ROMPIENDO EL MERCADO. Hace justo 20 años, también durante unos Juegos Olímpicos, el FC Barcelona hacía saltar el mercado por los aires. Desembolsó 2.500 millones de pesetas (15 millones de €) por un fenómeno, Ronaldo Nazario. Antes también había roto otras barreras, como los 100 millones por Cruyff en el año 1974, o los 1.000 millones por Maradona en el 82.
En todos los casos, se pagaba calidad, sin entrar a valorar si la calidad futbolística vale ese dinero, se pagaba por un perfil de jugador MUY DETERMINANTE de cara a conseguir títulos.

Portada de AS dedicada a Pogba

Portada de AS dedicada a Pogba

Como digo, la operación Barça-Ronaldo-PSV, levantó una polvareda al instante. Acusaciones de inmoralidad, de locura, de indecencia, copaban las portadas deportivas. Pero el mercado ya nunca sería igual. Un año después, el Inter de Moratti con el patrocinio de Pirelli, doblaba la cantidad para hacerse con los servicios de brasileño. Sus representantes se embolsaron un 10% cada uno de cada una de las operaciones. Es decir, de aquellos dos traspasos, 800 millones de pesetas iban en comisiones para dos tipos que no exponían lo más mínimo.
MODELO FLORENTINO. La llegada del siglo XXI vino de la mano de Florentino Pérez y su proyecto económico-deportivo (importante el orden de las palabras para priorizar las actividades).
Su primer bienio de mandato se caracterizó por la era galáctica. Figo, 60 millones de €, Zidane, 70 millones de €. Dos futbolistas de calidad contrastada a precios desorbitados.

Ronaldo Nazario en el Barcelona

Ronaldo Nazario en el Barcelona

Durante su segundo mandato, fichó a Kaká por 60 millones de €, cuando unos años antes, y siendo un prometedor jugador, no lo hizo porque su nombre no era comercial…
En la actualidad, el motivo principal para un fichaje es el VENDER CAMISETAS. Entendiendo esto por la negociación de todos los patrocinadores del club de otra manera sería imposible. Una camiseta cuesta unos 100 € (en la Europa occidental), el margen de beneficio no es el 100%, de ese margen el club no se lleva el total, una parte es de la marca. Y hay que tener en cuenta que en el mercado asiático se consigue la misma prenda (calidad y acabado) un 75% más económica, de manera que, ¿cuántas camisetas tiene que vender un club para amortizar un fichaje?
Los presidentes (dueños) de los clubes son propietarios de otras empresas, de manera que en algunos casos se hacen operaciones estratégicas de cara a la otra actividad del magnate.

La operación James por el Madrid, un equipo que tenía más que cubierta la demarcación del jugador colombiano, tiene mucho de guiño publicitario al país cafetero donde ACS tenía varios proyectos por conceder.

Presentación Luis Figo Real Madrid

Presentación Luis Figo Real Madrid

PRODUCTO DE MARKETING. El fichaje de Paul Pogba por el Manchester United por 120 millones de E (20.000 millones de pesetas), no es una operación deportiva sino económica. El francés fue Red Devil en su juventud y fue desechado porque deportivamente no aportaba nada nuevo. Se marchó a Italia, en la actualidad un fútbol menor, donde la Juve, su destino, lo ha ganado todo sin despeinarse en el último lustro.
Pogba no deja de ser un producto de marketing. Su físico, su peinado, su estética, y ahora, su valor de mercado, todo es un diseño. Durante la Eurocopa no ha aportado más que Kanté o Sisoko. No ha estado a la altura de su supuesta calidad. Con su equipo, la Juventus, tampoco tiene ninguna actuación memorable. Eso sí, pasará a ocupara todas las vallas publicitarias de Inglaterra y algún que otro anuncio.
¿Quién no recuerda aquel anuncio de Pirelli donde Ronaldo encarnaba al cristo del corcovado con la planta del pie recauchutada como un neumático? La potencia sin control no sirve de nada… era el lema.

El último GRAN 7 ha logrado mejorar su legado, tanto en Manchester como en Madrid. El portugués Cristiano Ronaldo ha tenido el reto de heredar los 7 de dos de los equipos más importantes del mundo. En ambos casos ha logrado superar las alargadas sombras de sus predecesores.
EL ÚLTIMO DE SU ESTIRPE. Es curioso como cada país da un perfil de jugador determinado, muy marcado en las canteras de ciertos equipos. Si el Barça es el referente español del fútbol base, con la demarcación del 4 como piedra filosofal del sistema, en Portugal quien marca el paso es el Sporting y sus extremos.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo

Desde Futre a Cristiano hay todo una estirpe de extremos (unos con más calidad que otros). Cuaresma, Simao y Figo, posiblemente forma junto a Cristiano y Eusebio el trío de oro luso, han tenido muchas cosas en común. El número 7, su paso por el Barça y una habilidad innata para el uno contra uno. Todos criados en el SCP.
Cristiano, nacido en Madeira dio el salto a la capital peninsular siendo un crio para ingresar en la academia de los leones. En Alvalade no tardó en llamar la atención de los técnicos y desde muy joven accedió al primer equipo. Prácticamente sin sudar la histórica camiseta verdiblanca el Manchester de Ferguson se lo llevó a Old Trafford. Dicen que fue el propio Scholes quien se sentó frente a Sir Alex, tras un partido de los Red Devils frente al Sporting, para convencerle de la contratación del portugués.

Los siete

Los siete

DIGNO HEREDERO DE BEST. Cristiano, es un fuera de serie, sólo Messi le observa desde los cielos (esto me ha salido del alma, jajaja). En Inglaterra su adaptación fue inmediata. Con unas condiciones físicas dignas de un atleta y un descaro fuera de lo común, se enfundó el mítico número 7 de Best. No le pesó lo más mínimo y se coronó como nuevo ídolo de la afición. Con una gran cantidad de goles, un Balón de Oro y la Champions del 2008, era digno heredero del quinto Beatle.
Con el Barça de Guardiola ganándolo todo y Messi coronándose como el mejor, Florentino Pérez tiró de chequera para hacerse con el fichaje más caro de la historia (hasta ese momento). CR llegó al Madrid con la difícil doble tarea de; rebatir el domino de Messi y mantener, al menos, el listón goleador de Raul.

Celebración Gol de Cristiano

Celebración Gol de Cristiano

Si bien la primera, se antoja misión más que difícil (por no decir imposible) en la segunda no ha defraudado. En seis meses había amortizado deportivamente los 90 millones de € de su fichaje. En el tiempo que lleva en Madrid ha superado todos los registros goleadores conocidos. Los históricos del club, tanto en general como separados en liga, copa y Champions, los 38 de Hugo, el record de goles de la Quinta, los…. podríamos seguir.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo

ICONO DEL SIGLO XXI. Como todos los dorsales que hemos estado viendo, CR 7 también es un icono social de nuestra época.
En este momento en que cualquier imagen corre por las redes sociales como la pólvora convertida en spot publicitario, Crisitano es un hombre anuncio. Todo lo que hace, todo lo que viste o todo lo que grita es utilizado para vendernos algo.

Icono de moda CR7

Icono de moda CR7

En lo estrictamente deportivo, acabará siendo el mejor goleador, puro y duro, de la historia. Sus números son escalofriantes, superando a gente como Ronaldote (muy mermado por aquella inoportuna doble lesión de rodilla), Raymond Koppa, Puskas o Müller.
Nunca antes habíamos vivido una competencia tan brutal por el cetro mundial de mejor jugador. Contra la calidad y genialidad de Messi, Crisitano argumenta su competitividad, condiciones físicas e incontestables cifras goleadoras. Si Leo sublimó el 10, CR es el último 7.

Hace un tiempo, escribí un artículo en esta página en el que hablaba de la distinta forma en que evoluciona el fútbol desde un punto de vista táctico y el punto de vista del jugador.
A nivel colectivo se ha evolucionado en zig-zag, es decir, los equipos han ido contrarrestando las corrientes ganadoras. A lo largo de los años se han ido sucediendo, casi de manera alternativa, el juego vistoso con el resultadismo. Al Madrid de Distefano le siguió el “catenacio” de Helenio Herrera, luego llegó el Brasil de Pelé y el Ajax de Cruyff. Vuelta a los orígenes con el fútbol alemán y la poca elaboración británica, etc.. Solo tenemos que echar un vistazo a la última Eurocopa para ver el último cambio de estilo.

Golazo de Messi en Champions

Golazo de Messi en Champions

A nivel individual, la evolución es más lineal. Desde Distefano hasta Messi, el jugador individual ha ido siendo más hábil, más táctico, más potente, más, más, más… De manera que, salvando las diferencias propias de cada jugador, podríamos decir que Leo es la evolución 5.0 de Don Alfredo.
SENTADO A LA DERECHA DEL PADRE. Dando por buena la afirmación anterior, el argentino del Barça es una mejora de la última especie, la de Maradona. Es verdad que las críticas más feroces son aquellas que achacan la falta de títulos de Messi con la albiceleste, pero por el contrario nadie habla que Diego a nivel de clubes nunca estuvo a primerísimo nivel. Si Diego es D10S, Leo se sienta a su diestra.

Maradona vs Messi

Maradona vs Messi

La historia de Messi en Barcelona es más que conocida. En busca de un plan de crecimiento que los grandes argentinos le negaron, el Barça crió en su cantera a un jugador excepcional que ha llegado a ser EL QUINTO GRANDE. Su crecimiento como futbolista no ha parado desde que alcanzó el primer equipo con Rijkaard de entrenador.
Al cuidado de Ronaldinho, Leo consiguió su cuota de protagonismo en la Champions de 2006 en París, pero su temporada de consagración fue la 08/09.

Lionel Messi

Lionel Messi

PEP, SU ÚLTIMO CUIDADOR. La llegada de Guardiola al banquillo azulgrana fue definitiva para que Messi alcanzara las cotas de excelencia que le vimos. Como si fuera un jardinero, Pep limpió de “malas hierbas” el Camp Nou para que el árbol Messi creciera alto y fuerte.
Ante la ausencia de Dinho y Deco, los galones del vestuario los heredaron Xavi, Iniesta y Messi, que rendían cuentas al capitán general, Puyol. El entrenador confeccionó un ambiente adecuado al argentino y le propuso una idea de juego en la que se (nos) divertiría (mos) de lo lindo.

Stats Messi vs Maradona

Stats Messi vs Maradona

Nos pusimos el cinturón, como el míster avisó en su presentación, y durante los siguientes años Messi se convirtió en Maradona durante más tiempo que el propio Diego, definición esta de FIEBRE MALDINI. Regates, paredes, pases, goles. Todo el virtuosismo de los más grandes para gozo y disfrute de un mundo que se frotaba los ojos.
Las hazañas de Messi, adornadas además con tres Ligas y dos Champions, en el trienio 2008-2011, se pueden considerar la sublimación del dorsal número 10.

Tras su calvario en Barcelona, con enfermedad, lesión y multitud de encontronazos con todo y con todos, Maradona acabó recalando en Italia. No fue a parar ni a Juve, ni a Inter, ni a Milán.
El modesto SSC Napoli, pagó el multimillonario traspaso de la estrella argentina. La financiación de la operación siempre estuvo en vuelta en todo tipo de rumores, pero nadie se atrevió a señalar directamente a ningún sitio.

Presentación de Maradona en el Napoles

Presentación de Maradona en el Napoles

VUELTA A SUS ORÍGENES. Diego Maradona creció en una pequeña ciudad al sur de Buenos Aires (tengo la sensación de toda Argentina es Buenos Aires), muy humilde. Como en todos estos casos, miembro de una familia muy numerosa, desde muy niño comenzó a explotar su don futbolístico en la calle.
Su paso al profesionalismo y llegada a las grandes ciudades, Buenos Aires primero y Barcelona después, no le sentaron nada bien a su tren de vida. No supo adaptarse a un hábitat que le ofrecía de todo sin medida ni control.
Su llegada a Nápoles, una ciudad más cercana a su perfil, fue multitudinaria. Fue recibido como honores de jefe de estado, la población le acogió como a un libertador contra la tiranía futbolística y social del Norte, más rico y poderoso que el Sur.
Recuerdo que durante su presentación, en el estadio San Paolo, por las calles se organizó un cortejo fúnebre con tres ataúdes, con los escudos de los tres grandes, Juve, Inter y Milán.

Maradona en el Napoles

Maradona en el Napoles

LA REVOLUCIÓN NAPOLITANA. Apenas dos años antes de la llegada de Diego a Nápoles, el equipo no había pasado de la media tabla. Su primer año no fue excesivamente bueno, el equipo no pasó de la séptima plaza. Al año siguiente, Maradona tiró de los suyos alcanzando un esperanzador tercer puesto, meses antes de conquistar el campeonato del mundo en México´86.
A su vuelta, las tropas napolitanas con un Maradona en la cima del mundo al frente, puso rumbo al norte dispuesto a asaltar un título que nunca antes habían conseguido. Digo, al igual que había hecho con su selección, logró hacer campeón a un equipo, históricamente condenado a doblegarse al poder de los “grandes capos” del calcio.
Bajo su dirección el SSC Napoli fue uno de los grandes animadores del calcio. Entre la temporada 85/86 y la temporada 89/90 logró dos scudettos y una Copa de la UEFA, además de dos segundos puestos y un tercero. En marzo del 91, después de un partido frente al Bari, Maradona dio positivo por cocaína, ese fue su final.

Maradona en el Napoles

Maradona en el Napoles

EL NÁPOLES SIN DIEZ. Diego Armando Maradona, en Nápoles, son palabras mayores, el pueblo le sigue teniendo en un pedestal. En las calles hay grafitis con su imagen y el propio club retiró el número 10 de sus equipaciones. Nadie está a la altura de esa camiseta.
Durante las semifinales del mundial de Italia´90, entre la anfitriona y la albiceleste, el escenario fue el coliseo napolitano de San Paolo. La grada estuvo dividida, unos querían que ganase la azzurra, pero otros, muchos otros aficionados, estuvieron apoyando a su ídolo Maradona. Al final, Argentina derrotó a Italia en la tanda de penaltis y Nápoles lo celebró enfundada en una camiseta con el número diez, el 10 del pueblo.